sábado, 19 de abril de 2014

¿Cómo funcionan las Metáforas en PNL?



Los conceptos modernos de la Metáfora, con base en el trabajo de Milton Erickson, adoptada por la PNL incluyen símiles, parábolas, alegorías y figuras del lenguaje que tienen una comparación. Pero las historias, fábulas y parábolas son sus formas más evolucionadas.

Las metáforas comunican indirectamente. Y son un proceso del lenguaje que consiste en hacer una sustitución analógica. Las Metáforas simples hacen comparaciones simples: “poner mi mano en el fuego”, “feo como diablo”, “hacer de tripas corazón”. Las metáforas son historias complejas con diferentes niveles de
significado. “Una metáfora contada de manera clara y simple distrae la mente consciente y activa la búsqueda inconsciente de significados y recursos” (Joseph O’Connor y John Seymour, Introducción a la Programación Neuro-Lingüística, 1995). Quiere decir, se revelan elementos ocultos que sólo el inconsciente puede entender y usar.

Las Metáforas pueden adoptar diversas formas, dependiendo del efecto deseado, del contenido que desea transmitir, del tiempo disponible, del oyente o del grupo de oyentes.

¿Cómo funcionan las Metáforas?

Una metáfora tiene un sutil equilibrio entre, por un lado, la especificidad de los elementos incluidos en el mismo, a fin de persuadir al oyente o lector de la similitud entre la historia y su propia situación y, por otro lado, una cierta imprecisión, lagunas en el contenido del “juego” (en el sentido mecánico de la palabra), para que él acepte y reciba la metáfora dentro de su propio modelo del mundo.

El maestro debe dejar lagunas o vacíos en el índice referencial: “En un país lejano …”, “Érase una vez un viejo rey …”. Trabajar con verbos inespecíficos: decir, hacer, discutir, etc. y nominalizaciones: el espíritu, la sabiduría, la esperanza, la santidad, el amor, la verdad, etc. Disfrazar las determinaciones o sugestiones, poniéndolas en la boca del personaje: “Yo no lo sabía, pero el cordero lo sabía.”

Cómo crear una metáfora para el cambio personal

José Carlos Mazilli en el “Manual de Programación Neurolingüística”, (Sao Paulo: Edición del autor, 1996) describe así la creación de una metáfora:

1. El primer paso para construir una metáfora es conocer el estado actual y el estado deseado del oyente. La Metáfora es la historia o viaje de un punto a otro.

2. Decodificar los elementos de ambos estados: personas, lugares, objetos, actividades, tiempo, sin perder de vista los sistemas representacionales y las submodalidades de cada uno de estos elementos.

3. Elegir un marco o contexto adecuado para la historia. Preferiblemente uno que sea interesante para el oyente, y sustituir los elementos del problema por otros elementos, mientras que se mantiene la relación entre ellos.

4. Crear la trama de la historia para que ella tenga la misma forma de la situación actual y conducirla a través de la estrategia de enlace, hasta la solución del problema (el estado deseado) sin pasar por el hemisferio izquierdo, yendo directamente al inconsciente.
Publicar un comentario