jueves, 29 de marzo de 2018

No es quisquilloso, sólo es un joven con Asperger

En el marco de la celebración del día de la concienciación y educación sobre los Trastornos del Espectro Autista, Asperger y demás trastornos generalizados del desarrollo que entran en este aspecto de la conducta humana, es mi escrito hoy, más que para conversar, hablar o contar del día a día de Jesús y su evolución en un mundo cotidiano, demostrando que somos nosotros los que le ponemos barreras mentales e imaginarias porque hacemos supuestos a sus capacidades, es para poner el granito de arena desde la madre, la orientadora y la persona que día a día se convence de que somos nosotros los llamados "personas de otro mundo" porque nos complicamos y enredamos en trivialidades que nos roban la paz y la calma.

Hace ya alrededor de 10 años en que al diagnosticar a Jesús como un niño con Asperger, se debatía en que si era un niño con AAF (autismo de alto funcionamiento), TEA (trastorno del espectro autista) o SA (Síndrome de Asperger) y tanto Pedro Luis como yo, lo único que queríamos saber es que al crecer sería una persona interdependiente, autónoma y feliz... y aunque a lo largo de estos años, muchos han sido los especialistas que nos han brindado sus conocimientos y apoyo, dos han sido fijos y definitivos en sus diagnósticos: Jesús es un joven con talentos e inteligencia bendecida que llegará lejos y será lo que se plantee. 

Hoy Jesús tiene 13 años, ha tenido días buenos, días grises, momentos de grandes logro y otros donde sentíamos que la vida se nos iba en un parpadeo, no por una salud deteriorada, sino por los ataques de pánico, el trastorno de ansiedad, la depresión infantil que no deja de rondar y otros tantos episodios de estereotipias que aparecen debido a que ya en este país, la medicación es imposible y Jesús hubo lapsos que no tomaba ninguna de sus medicinas... y así, superó y supera el día a día,... pero siguen apareciendo aquellos versados que se creen eruditos en la vida de Jesús, y que creen saber de Jesús más que el mismo, algunos nos conocen desde años y desde días, ya hacen incluso recomendaciones a priori, pensando que por saber o conocer del tema o a Jesús ya saben todo, fíjense que ni yo, con maestría en Conducta, especialización en Autismo, diplomados (3) en Psicología (Clínica, infantil y educación especial) y su mamá desde hace 13 años un puedo decir que lo sé todo y menos que de él se todo, pues ni el mismo losa be, cada día se reinventa, se reconoce y crece, crece en todos los aspectos.

En ocasiones ha tenido roces fuertes con compañeros que al hacer un comentario, el se ofende y reclama... profesores que por razones justas para ellos, (injustas para Jesús) le han sancionado o llamado la atención y él, de la mejor manera, ha pedido revisión, a pedido vuelvan a explicarle, y al negársele, a caído en pánico, en rabia contenida o en llanto, provocando a veces comentarios como que es necio, llorón, quisquilloso, sensible ,delicado, malcriado... algunos asumiendo que por no tener una condición física visible, sencillamente "no tiene nada", como si ser Asperger fuera una enfermedad, una malformación o algo visible como bien acoté.

Eso aún a Jesús lo molesta... ¡mamá, ¿por qué Dios me hizo Asperger?...!

Jesús ahora con más amigos a su alrededor, indica que prefiere más su espacio, para escribir, para pensar y reflexionar sobre lo que le gusta hacer desde hace 2 años: biografías y cronologías de personajes que él inventa y toman vida en sus escritos. Se aturde al estar entre tanto palabrerío propio de los jóvenes de su edad, y ya muestra interés en las muchachas de su sección y del colegio, teniendo admiradoras y a él algunas amigas que le han robado suspiros y sonríe cuando lo busco, y seguro andan cerca... y me dice pícaro: mamá, ¿soy guapo?

¡Qué pregunta amor! Ante mis ojos eres el más hermoso caballero, educado y atento galán... Dios permita una compañera con la paciencia y el amor de una madre y la pasión y la entrega de una doncella... Dios permita mi bien, tu amor será tan fiel que parecerá sacado de un cuento de hadas, pero yo no me permitiré (y por eso quizá hemos pasado tanta penuria) criarte en una burbuja, lejano a todo y a lo cotidiano, a las carencias, a las personas buenas y las que no lo son, porque el dolor enseña, madura y es real, es inevitable en muchos casos, y jamás pretenderé crear un mundo no real porque el día en que no esté, que espero sea en muchos años aún y primero irme yo, tu sepas vivir en ese mundo real, sin dejar de ser quien eres.

A los hijos se les enseña a sortear y superar las piedras del camino que no sirvan como herramienta, no se les quita en el andar, sino, estarás solo criando un individuo que morirá antes de nacer a la vida...

No es quisquilloso, sólo es un joven con Asperger