sábado, 19 de abril de 2014

Metáforas y PNL

La metáfora es una compleja o una simple historia, que afecta los diferentes niveles de conciencia debido a su significado. Es una manera de expresar una situación por otra para que la mente consciente e inconsciente entienda la asociación entre ellas. En la metáfora debe existir algún rasgo en común que ligue una situación con otra, para ser más efectiva y menos agresiva en su forma de expresión.

Los grandes maestros han usado el lenguaje en forma de parábolas, alegorías, historias todas repletas de metáforas para provocar una mejor comprensión de sus discípulos y facilitar el aprendizaje porque estas expresiones metafóricas suelen ser más duraderas y permanentes en la memoria de los oyentes. Es más fácil recordar un cuento con el cual la persona se puede asociar, que datos fríos sin conexión ni relación.

En Programación Neurolingüística aprovechamos el uso de las metáforas para transmitir mensajes profundos y que cada persona haga su propia interpretación según sus programas. De esta manera cada persona entenderá el mensaje a su manera y para su propio beneficio, fomentar cambios y encontrar soluciones a situaciones que parecían insalvables.

Los sueños están llenos de metáforas, algunas incomprensibles, porque es la mente inconsciente que los elabora, mezclando simbolismos con eventos reales. Y aunque estemos confundidos con el significado del sueño, nos despertamos sudando, o con taquicardia, o nos despertamos por las risas, sin entender mucho el significado.

¿Qué es realmente una metáfora?

La palabra metáfora tiene sus raíces en el griego que significa “llevar más allá”. Se trata de llevar la palabra de un sentido concreto a un significado abstracto o simbólico. Normalmente se hace una comparación entre dos cosas que aparentemente no tienen relación, sin embargo se crea un vínculo, como puede ser “labios de rubí” (es imposible tener los labios de rubí) al decirlo así enaltece la cualidad de los labios.

El lenguaje metafórico es muy útil para desarrollar la creatividad y las nuevas ideas. Una vez que estas ideas en forma de metáfora se expresan, la persona toma lo que necesita para ayudarse en sus propias soluciones con la ayuda de su mente inconsciente. Esto es debido a que la metáfora ilustra en forma concreta y sencilla una idea, una sensación, o una emoción y el receptor filtra con mayor facilidad la imagen nueva porque en muchas ocasiones esta crea un impacto novedoso y totalmente diferente a la realidad. Incluso puede tener sentido del humor, ej. “después de la fiesta amaneció como araña fumigada.”

Desde el punto de vista de los hemisferios cerebrales: el izquierdo = racional y el derecho = creativo, las metáforas influyen mucho más al hemisferio derecho que al izquierdo. El hemisferio izquierdo entiende las palabras por sí solas, y el hemisferio derecho les da el significado para que llegue el mensaje al inconsciente. El derecho sí logra hacer la conexión entre el “rubí” y los “labios”, entre la “araña fumigada” y la “cruda y desvelada después de la fiesta”. Y nada tienen que ver con el pensamiento lógico. Por esta misma razón que la metáfora con todo su simbolismo penetra sin problema en el hemisferio derecho, y por lo tanto llega al inconsciente del que escucha, sin obstáculos, provocando más opciones y alternativas. Esta parte creativa desarrolla más ideas y activa el pensamiento lateral.

En Programación Neurolingüística se usa muchísimo la metáfora porque esta no enjuicia, ni reclama, ni ordena, sino que simplemente explica de otra manera un hecho, una sensación, sin agresión. Y el inconsciente acomoda las ideas para ajustarse a los programas del que escucha. En la terapia es muy útil para ayudar en la relajación, para cambiar estados de salud y para entender el estado interno del paciente.

Mientras más sencilla sea la metáfora, más fácil será de entender y el consciente la captará mejor. Las metáforas comunican de forma indirecta y resulta ser una de las herramientas más poderosas para transmitir mensajes profundos para generar flexibilidad y liberar capacidades dormidas.
Publicar un comentario en la entrada