sábado, 20 de julio de 2013

Cuando la edad no importa: Marcos, Segunda y Tercera visita

2da Visita: Marcos en colores

Esa tarde Marcos respondía a los estímulos musicales provinientes del xilófono.

Podía focalizar su mirada en los brillantes colores de los diferentes animalitos en varillas que se fabricaron para él que Adelina hacía bailar con destreza delante de sus ojos mientras lo tenía en brazos.

La doctora Aerostática pudo captar el instante en que la pequeña mano del bebé reposaba en el pecho de Adelina.

3era Visita: Esos modernos peinados

Marcos lucía un peinado hecho con esmero por las amorosas manos de Adelina.

La payasa la animó a seguir creando nuevos looks y ella pidió que se le dejara hojas para ir dibujando las diferentes creaciones.

En otro extremo de la sala, parte del grupo de doctores payasos, animada a una pareja de padres a generar una banda de música con sus hijos recién nacidos, a la cual estaban invitados a sumarse Adelina y Marcos. Con más razón aplicaba que Marcos estuviera producido con peinado apropiado para tal fin.

El juego empezaba a dar frutos de transformación al permitir que se fuera constituyendo una red de contención e intercambio entre las familias y cuidadores de los niños, a la vez que la ansiedad producida por el estado de fragilidad de los bebés, por instantes, podía trocarse en serena alegría nacida de la creatividad.

Extracto del libro: Payasos de Hospital. Historia de encuentros.
Andrea Romero, Liliana Méndez, María Marta Bianco, Vanesa Castro Arata, Verónica Macedo.
Página 42
Publicar un comentario en la entrada