jueves, 19 de enero de 2012

El Perdón

El perdón es un regalo. Es uno de los regalos más grandes que puedo darme y dar a los demás. 

Cuando dejo ir el juicio, el resentimiento, la expectativa o el enojo, abro mi corazón y mi vida a una experiencia de crecimiento y libertad. Si tengo dificultad en soltar una herida pasada, medito, me calmo y le pido a mi YO interior, a Dios, que me ayude a dejar ir --aun cuando yo no sepa cómo-- y recibo guía, claridad y comprensión.

Gracias a su poder, mi corazón se abre y mi visión se aclara. 

Siento más amor y compasión por los demás y por mí mismo, porque mi mente y mi corazón ya no están cerrados a la experiencia del perdón. 

Al perdonar, me doy un regalo valioso, libertad.
Publicar un comentario en la entrada