lunes, 23 de enero de 2012

El amor de Dios

Mi corazón está abierto a las bendiciones del amor divino. Puede que no haya un tiempo mejor para darse cuenta de la presencia y el poder del amor de Dios que cuando uno necesita consuelo. 

Si he sufrido una pérdida o una desilusión, quizás sienta el corazón roto, pero al estar dispuesto a ser elevado por el Espíritu, soy consolado. Toda tendencia de "cargarlo solo" desaparece al recordar que soy amado por Dios.

Si fallo física o emocionalmente, invoco el poder de Dios para que me fortalezca. 

Sabiendo que soy una expresión del amor divino, experimento una curación física y emocional. Tomo las decisiones que debo tomar, realizo las tareas que antes parecían imposibles. 

El amor de Dios fluye por medio de mí al abrir mi corazón y mi vida al amor divino
Publicar un comentario en la entrada