martes, 31 de enero de 2012

El Tiempo Perfecto

Estoy en el lugar correcto, haciendo lo correcto, en el momento correcto.

Nos enfrentamos a muchas exigencias en cuanto a nuestro tiempo. Si permitiera que la ansiedad me abrumara, no haría lo mejor que puedo.

En vez de eso, elijo dirigirme a mi interior cuando siento ansiedad --respiro, me calmo y abro mi mente a las ideas divinas. 

Acojo la paz en vez de la ansiedad o la preocupación; un sentimiento de propósito en vez de un sentimiento de preocupación. 

Descubro que el tiempo me basta a medida que hago todo con calma. Siento alivio al actuar según lo mejor de mis habilidades. No pienso en lo último que hice o lo que debo hacer después. 

Mi atención completa está en la tarea a mano. Esto me proporciona un sentimiento profundo de satisfacción en todo lo que hago.
Publicar un comentario