jueves, 22 de diciembre de 2011

Dar de corazón

Doy generosamente de corazón.

La temporada navideña es un tiempo gozoso de buena voluntad —un tiempo en el que el espíritu dador fluye libremente. 

En todas partes veo muestras de personas tratando a las demás con bondad.

Este año soy generoso con mis pensamientos, palabras, acciones y actitudes positivas. 

Ayudo a un vecino, comparto regalos con compañeros de trabajo, contribuyo a organizaciones caritativas, doy de corazón. 

Expreso generosidad al ser amable y amoroso, al alentar y dar ánimo a otros, y al orar por cualquier persona que venga a mi mente. 

Las maneras en que puedo ser generoso son ilimitadas. Hoy hago que mi tarea sea expresar generosidad. 

Al hacerlo, sé que bendigo a los demás y soy bendecido.
Publicar un comentario