martes, 22 de noviembre de 2011

Síndrome de Asperger: Leyendo corrido... ¡Grande mi Jesús!

Ha pasado casi 3 meses desde que Jesús, mi hijo con Síndrome de Asperger de 6 años, inició la etapa de Educación Primaria: Primer Grado... Han sido días duros, días lentos, días pesados... como los llamo normalmente "Días grises".

Una de las características que ha llamado mi atención, es la manera de expresar los pensamientos (Jesús), hay veces en que me dice que en su cabecita algo sucede, todo se le pone morado y le provoca saltar y saltar, y ve como chispitas destellantes amarillas, cada vez que salta.

La sinestesia  es una recursos que tenemos los seres humanos de pensar en colores, de atribuir sensaciones cromáticas, olfativas, dinámicas a las ideas, a los pensamientos, este recurso, habilidad o condición es parte de nuestra gran capacidad de imaginación, pero que pocos lo han descubierto y hacen uso de él. Digo que todos lo tenemos, pues, todos tenemos los recursos, solo que algunos hacen buen uso de ellos, otros, preferimos dejarlos de lado, no hacer gran esfuerzo por activarlos.

Mi hijo Jesús me ha enseñado a recrear de manera consciente esta capacidad humana (quizás también los animales la tenga, pero ¿cómo saber?) y en ocasiones, cuando relata sus acciones y vivencias, me va describiendo con colores, formas, sensaciones cada palabra, puedo hacerme una idea mejor de lo que siente, piensa y quiere decirme. Eso sucedió con algunas de las actividades que está logrando en su Primer Grado: leer y escribir corrido.

Hace pocos meses, artículos atrás, explicaba que con paciencia, con dedicación, con mucho amor y más tolerancia, los logros de nuestros hijos, sean promedios o especiales, se verán notablemente y seremos recompensados en verles más seguros, mejores en sus clases y estudios... Eso se logra con disciplina, habituando un horario, un momento y lugar. Jesús escribe muy bien, en minúscula y tipo "Palmer" (corrido) oraciones y entiende ya cómo estructurarlas de manera que tengan sentido... y además lee, lee corrido, con pausas aún algo desconcentradas, pero cae en cuenta rápido (está entendiendo lo que lee) y vuelve a repasar.

¿Quieren verlo? Aquí les dejo el video de mi Jesús, leyendo corrido... ¡Al infinito y más allá, mi pequeño GRAM HOMBRE!


Publicar un comentario en la entrada