miércoles, 26 de octubre de 2011

Manejo Asertivo del Estrés. Tipos y Características


Como se menciona en el artículo Manejo Asertivo del Estrés. Conceptualización. El estrés es una reacción de activación del organismo completo frente a estresores, es decir, frente a todo lo que se evalúa como una demanda, una amenaza o un daño, es en realidad una reacción tanto innata como adquirida que nos permite una adaptación rápida a las cambiantes circunstancias de la vida.

Al igual que muchas de las enfermedades de este mundo cambiante, globalizado y moderno, el estrés tiene una caracterización o tipología, muy parecida a la del colesterol: El Estrés Bueno o Eutrés y el Estrés Malo o Distrés.

El Distrés es un estrés que ocasiona un exceso de esfuerzo en relación con la carga. Va acompañado siempre de un desorden fisiológico, las catecolaminas producen una aceleración de las funciones y éstas actúan alejadas del punto de equilibrio, hiperactividad, acortamiento muscular, somatizaciones, en suma: envejecimiento prematuro, son los efectos secundarios del estrés negativo.

Sus características más apreciadas son que mantiene la tensión tanto física como mental, estamos constantemente en estado de alerta por lo que se suele activar pensamientos catastróficos que envían constantemente señales de incomodidad y fastidio a nuestro cerebro, aumentando la desconcentración, estados de desconfianza, inseguridad, dolores musculares, disminución del sueño, alteración del humor, entre otras.

Afecta considerablemente a nuestros sistemas nervioso, digestivo, circulatorio, inmunológico. Está considerado como la principal causa de muchas enfermedades graves como cáncer e hipertensión, además de promover las convalecencias y afecciones en enfermedades como diabetes, sida, lumbalgias, cefaleas y enfermedades mentales.

El Eutrés es el estrés positivo, la relación con las impresiones del mundo externo y del interior no producen un desequilibrio orgánico, el cuerpo es capaz de enfrentarse a las situaciones e incluso obtiene sensaciones placenteras con ello, el eustrés permite experimentar el mundo como un lugar en que cada milímetro es delicioso.

Gracias a él somos competitivos, estamos activos, motivados, alegres, sentimos el afán de triunfo, de confianza y seguridad, se generan pensamientos potenciadores, positivos, es asimismo un estado de conciencia, en el cual pensamiento, emoción y sensación parecen organizarse para proporcionar un efecto general de alegría, satisfacción y energía vital.
Publicar un comentario en la entrada