viernes, 14 de octubre de 2011

Los Chamanes del Siglo XXI - Parte II

El Dr. Martin Rossman escribió un artículo llamado “La enfermedad como una oportunidad para sanar”. Nos dice Rossman: todos los sistemas de curación ofrecen una oportunidad para sanar. Esto puede ser extirpar un tumor, para facilitarle al cuerpo que se cure de allí en adelante. O puede ser un psicoterapeuta que ayuda a que cambiemos nuestros pensamientos y sentimientos para desbloquear lo que puede tener atascando el mecanismo natural que tiene el cuerpo para sanarse. 

El Dr. Rossman, después de trabajar con tantos pacientes a lo largo de su carrera, llega a la conclusión que la salud es un estado innato de todo ser humano. Es lo que naturalmente debe suceder: estar sanos. Es un mecanismo innato de todo organismo biológico. Existe una inteligencia fisiológica que ayuda al cuerpo permanecer en homeostasis – o el balance necesario para contrarrestar cualquier interferencia del mundo exterior e interior. 

Desde esta perspectiva, los síntomas de una enfermedad pueden verse como señales que claman por nuestra atención. Los dolores, por ejemplo, son señales que llegan a la mente consciente pata que hagamos algo al respecto. Por lo tanto, si le prestamos atención, si le paramos a lo que el cuerpo nos está diciendo, podemos aprender algo acerca de ese desequilibrio que nos lleve directo a curarnos y a devolverle al cuerpo su estado natural de la salud y vitalidad. El Dr. Rossman dice que muchas veces las enfermedades nos ayudan a revisar nuestros valores y filosofía de vida. 

Una enfermedad seria imposibilita a la gente, la hace pensar profundamente acerca de su vida, hace que revisen detenidamente la calidad de vida que están llevando. La gente hace una evaluación profunda y por lo general, cuando se recuperan, rediseñan su vida con otras prioridades, eliminando las costumbres perjudiciales e integrando otras actividades mucho más constructivas. Y sólo allí es cuando viene la verdadera sanación, cuando la vida del paciente fluye con sus valores importantes. 

Rossman dice que la mayoría de los pacientes se sienten disociados, desconectados del cuerpo, y ven a la enfermedad como algo que llegó de afuera, o algo que sucedió aleatoriamente. Esta gente considera ir al doctor como llevar el carro al mecánico. Algo se echó a perder y necesita reparación. Para estas personas la idea de que el cuerpo es inteligente y que nos está diciendo algo, es totalmente nuevo y extraño. 

Esa idea de que el cuerpo nos esté diciendo : “epa, aquí hay que cambiar ciertas cosas para que yo funcione bien”, es muy rara. Entonces una enfermedad crea una situación que demanda que evaluemos como nos estamos cuidando, hacia donde vamos en la vida, que es lo más importante para nosotros. Por supuesto que prestándole atención temprana a un síntoma es una excelente forma de prevenir enfermedades. Tenemos que aprender a tratar los síntomas con más respeto. El cuerpo es muy sabio. 

El Dr. Rossman nos dice que no hay que llegar a tener una enfermedad para pasar por esa experiencia profunda de re-evaluar nuestra vida. Si nos tomamos una minutos todos los días para relajarnos y acallar la mente es suficiente para corregir el rumbo de nuestra vida en la dirección correcta. Esos momentos de silencio nos acercan a la sabiduría interior que necesitamos para llevar una vida plena, feliz y sana. 

Serge Kahily es un médico de origen Hawaiano que combina la medicina occidental con las enseñanzas más tradicionales de las culturas del pacífico. Para Kahily que hay remover el estrés excesivo para que se manifieste la salud. El cuerpo está sano en la medida en que sus células están sanas. Una célula sana es aquella que está en armonía con su entorno, tiene suficiente energía, y está haciendo bien su labor. 

Para mantener ese nivel de energía y funcionamiento necesita los nutrientes necesarios y que funcione bien su proceso de limpieza y eliminación. Si faltan los nutrientes o deja de limpiarse adecuadamente, el sistema se deteriora. Y aquí la célula puede funcionar mal, o peor que antes, o puede hacer cosas que no le corresponde, inclusive puede dejar de funcionar totalmente. Cuando hay un número considerable de células en este proceso de deterioro, es cuando decimos que un órgano está afectado y que estamos enfermos.


Publicar un comentario en la entrada