domingo, 16 de octubre de 2011

El síndrome de Asperger y Autismo de Alto Funcionamiento


El síndrome de Asperger y el autismo de alto funcionamiento se consideran diagnósticos separados a lo largo del espectro del autismo. Aun así, hay muchas similitudes entre los trastornos por lo que algunos consideran que son nombres diferentes para la misma condición.

Tanto las personas que tienen síndrome de Asperger como aquellos que tienen autismo de alto funcionamiento tienen dificultades con el funcionamiento sensorial y no pueden tolerar ciertos ruidos o ciertos tipos de tacto estímulos.

Ambos diagnósticos se asocian con una relativa incapacidad para comprender las señales no verbales y expresiones faciales. La diferencia principal que se indica en los criterios diagnósticos para cada trastorno es el hallazgo de un mayor retraso en el habla en los autistas de alto funcionamiento en comparación con aquellos con síndrome de Asperger

Albert Einstein, por ejemplo, se consideró que tenía las características del síndrome de Asperger, pero no pudo hablar hasta los tres años de edad. Desafortunadamente, no hay análisis de sangre específicos y otras pruebas para diferenciar entre los dos diagnósticos.

En cambio, el diagnóstico se basa en el juicio clínico y la observación. Los niños con síndrome de Asperger y autismo de alto funcionamiento, son de alto funcionamiento y, en general, todos pueden leer, escribir, hablar y entender. Al final, las sutilezas entre los dos diagnósticos puede ser sólo una cuestión de semántica y no puede representar una verdadera diferencia en los diagnósticos.

Autora: Marien
Publicar un comentario