domingo, 2 de octubre de 2011

Autoestima con PNL - Parte II

Para poder reconocer todo cuanto hemos hecho, transitado y llegado a ser quienes somos, a saber el por qué somos así, por qué estamos donde estamos, se deben formular una serie de interrogantes que nos acerquen a esa verdadera esencia, sin justificar las decisiones tomadas, correctas o no, y sin el temor al juicio propio, a la autocrítica.

Recordando que somos nuestros mejores y únicos amigos, que contamos con nosotros mismos incondicionalmente, hay que responder con toda objetividad y sinceridad posible:

1.- ¿Qué es lo que en estos momentos impide, intercepta o molesta tu crecimiento como ser humano?

Para ello, busca un sitio cómodo, con un ambiente fresco, agradable, alejado de ruidos molestos y distractores, puedes tener un fondo musical si es de tu preferencia, o en un sitio silencioso que permita conectarte con tu YO interno.

2.- ¿Estás dispuesto (a) a cambiar todo aquello que te perjudica, te limita, aunque suponga cierto grado de esfuerzo, sufrimiento y sentimiento de pérdida? Si tu respuesta interna, real y sincera es SI, sin duda y culpa, revisa en la sección de recursos, donde encontrarás artículos relacionados a este ítem.

Si la respuesta es no, no te aflijas, solo es cuestión de creencias y para ello, el artículo de Creencias y PNL, Creencias en PNL y Generando nuevos comportamientos con PNL.

3.- ¿Estás dispuesto (a) a sacar fuera de ti todas aquellas creencias que te dicen: NO PUEDO, todo aquello que te pone límites y barreras (pensamientos, emociones, personas) todo aquello que te dice que es IMPOSIBLE cambiar?

Si sientes y respondes internamente que si, procederás a desarrollar la certidumbre de que puedes alcanzar las metas y objetivos que te propnones antes de haberlos siquiera pensado en alcanzar.

Si tu respuesta es no, lee Objetivos y PNL .

4.- Localiza aquellos pensamientos negativos, catastróficos y limitantes que te hacen sentir culpable, pequeño (a) o minusválido (a). Descubre tus programas mentales desmotivadores y sustitúyelos por otros que te inviten y te motiven a crecer.

Busca, analiza y modela a aquellas formas de actuar y de pensar que en otras personas resulten útiles y de éxito. Es identificar a algún modelo de prestigio, vivo o en el plano espiritual e identificar los elementos de sus comportamientos y pensamientos que lo hacen ser como es.

5.- Por último, identifica tus valores. Todo aquello por lo que hasta ahora haz estado dispuesto a esforzarte y cambiar para conseguirlo, y también aquello por lo que no estás dispuesto (a) a seguir trabajando, todo lo que no estás dispuesto(a) a seguir tolerando y sustitúyelo por lo que aspiras y deseas alcanzar.

Para cada una, realiza por escrito todo lo que te venga a la mente, luego ordénala, léela en voz alta, frente a un espejo, medítala y verás que poco a poco vas avanzado y aclarándote a tí mismo, dudas y confusiones.
Publicar un comentario