sábado, 17 de septiembre de 2011

¿Sabes cómo entrenan a las pulgas?



Se coloca a una pulga en un frasco o recipiente cerrado con una tapa…la pulga salta varias veces hacia “su techo”(la tapa)…luego de chocarse con ella un tiempo…”sabe” que al saltar hasta allí, puede chocar nuevamente …por eso decide saltar menos, un poco antes de su “techo”…
A partir de ese momento, el “adiestrador de pulgas”, abre el frasco, saca la tapa, y lo deja abierto…la pulga seguirá saltando hasta un poco antes de donde estaba la tapa…y hasta ahí llegará, …se ha “adiestrado”…realmente estará saltando el resto de sus días por debajo de lo que realmente puede saltar…¿entiendes?
¿Qué es entonces la Autoestima?
La Autoestima es una especie de “evaluación de uno mismo”, (subjetiva, ya que la realizamos nosotros mismos) una medida de nuestra”valía”, de nuestra “competencia”, de nuestra autoimagen, de la manera en  que nos percibimos a nosotros mismos…
¿Cómo saber efectivamente si estamos con la Autoestima en cero?
Una característica o indicador muy evidente de que una persona no tiene autoestima es ese hábito de quejarse, de lamentarse todo el tiempo de su salud, de su trabajo, de su pareja, de su situación, etc…
Es decir se limita a manifestar su decepción,sus frustraciones, sin intervenir sobre el problema, sin tomar el control sobre su situación, y tratar de modificarla de alguna manera…
En otras palabras, se enfoca en los problemas ,se aflije, y piensa en que no puede cambiar ese estado de las cosas…sigue “jugando”en el rol de “víctima”…y se convence de que no puede hacer nada mejor …que quejarse!
Es muy útil recordar que siempre se puede hacer algo para cambiar,comenzando con otra actitud más “agresiva”, en el buen sentido de tomar acción para mejorar…
Esta actitud negativa de queja, de descontento…se va volviendo “crónica”…se va estableciendo como una parte de la persona…se va “internalizando”…no es para subestimar este aspecto, ya que una vez se hace “crónica” esta manera de actuar , de “ver y percibir las cosas”…el próximo estado es el de convertirse en una víctima “confesa”en un rol totalmente pasivo…un estado negativo más arraigado y difícil de superar que el anterior…sobre todo si la persona obtiene ciertos “beneficios colaterales” al permanecer en esa condición…

Publicar un comentario en la entrada