jueves, 21 de octubre de 2010

La Congruencia: Soy, Estoy y Me Siento...



Es muy sencillo decir lo que se debe hacer para crear el estado de congruencia, realmente el meollo o dificultad del asunto es no sólo creer en ello, sino trabajarlo a diario, a minuto a segundo consciente y empezar a oír esas vocecitas internas diciéndonos que están de acuerdo, que aprueban, ¡Si! cuando se dice: Estoy y Me siento Bien, Soy, Estoy y Me Siento Feliz... si en ese momento que se dice, se piensa y se siente que es así, y que no hay ninguna vocecita que llame la atención con: Mentira, no es así, aha no es verdad, significa que asertivamente estás en el equilibro y en un estado de congruencia.

La congruencia no sólo es para los estados de excelencia y positivos, también nos permite ser de manera sinceros con nosotros mismos y aceptar nuestros días grises, nuestros malos humores y nuestras molestias. Esto permite saber qué se quiere, cómo se quiere, cuánto se quiere y para qué se quiere. Las molestias, las incomodidades en su mayoría, se refieren a autonegaciones, representadas por esas voces internas, mi boca dice que si, mis ojos que no...

Si tengo una preocupación y ese pensar constante me provoca una cefalea o un malestar anímico, obviamente no estoy ni me siento bien. Peor aún si alguien allegado me pregunta: ¿Cómo estás? y yo con una sonrisa le respondo: ¡Bien! (¡PLAS!) suena algo internamente en mi que dice: ¡Hey no es verdad, mentirosa, no estás bien, tienes este PROBLEMA y no haz dormido bien, peleaste con tu mamá, tu pareja, tu hijo....! Eso es ser incongruente y la vocecita te avisa que estás en autoengaño... 

En cambio, el mismo caso, tengo una preocupación y eso me da un estado de bajo ánimo, desgano y otros, y me encuentro a alguien allegado que me pregunta: ¡Hola Vanessa!, ¿cómo estás?, si estoy trabajando la congruencia consciente, seguramente responderé: Hola, bien, aunque me siento algo decaída, pero ya pasará, ¿y tú cuéntame cómo estás? La vocecita interna seguro dirá; bueno vanessita, tranquila, distráete mientras pensamos en la solución...

El primer Tips que doy cuando deseamos crear estados congruentes es revisar nuestra "Ecología Interna" , es un ejercicio bien sencillo que se hace con los ojitos cerrados, en un lugar cómodo, en todo sentido, donde nos sintamos a gusto, sin temores a si hacemos o decimos algo que solo nosotros sabe, no tengamos el miedo de ser oídos, vistos o juzgados. Meditamos por unos minutos, sobre nuestra vida, cómo la estamos viviendo, qué hemos y que no hemos hecho, nuestras relaciones, nuestras parejas, nuestras familias. Haciendo ejercicios de respiración (que puedo enseñarles en la próxima entrega) empezamos a equilibrar en armonía, todas y cada una de las funciones fisiológicas de nuestro organismo, como si estuviéramos acompasando en una sinfonía, nuestro ritmo cardíaco, torrente sanuíneo, respiración, etc.
Publicar un comentario