martes, 12 de octubre de 2010

En el Arcoiris: Mis días grises. Las Emociones y Jesús


En el Arco Iris: Los días Grises

Hay momentos en que tanta sencillez e ingenuidad, en mi Jesús, un Asperger de 5 años, se ven opacadas por los destellos de realidad en los que debo conectarme. No olvidar que es él quien en su mundo, se sumerge de manera total y que yo, en mi consciencia debo enseñarle que no siempre estaremos cerca, juntos y que debe aprender a abrir sus alitas, extenderlas y volar...

A veces me deprimo, veo películas de personas que como mi Jesús, son Asperger y sufren, son atropellados socialmente, son aislados, o ellos mismos se van perdiendo en su realidad y se vuelven irascibles, asociales. Aunque se diga que poco les dura el sentimiento de pena, sé que sufren, lo veo en los ojitos de Jesús Eduardo.

Cuando caigo en la realidad, pido tanta salud, disposición y que nos rodee gente que nos ame y nos dé paciencia y tolerancia: Jesús es duro de palabra, dice lo que piensa y ve, sin saber o tener presente que lastima, a ajenos y a propios. Un día me deprimió verlo tan alterado, que se me aguaron los ojos, pues muchas personas que le ven así dicen: ¿qué le pasa, está loco? aprendí a no dar más justificaciones pero a veces esos ecos vienen a la mente y estallan.

Lloré en silencio y Jesús me vio, me levantó la cara y me preguntó:

- Mami, Jesús dice, si estás llorando, mami

Le respondí con la cabeza, que si. El se enderezó y me dijo;

- Mami, Jesús dice si puede jugar en la compu, super mario bros.

Fue una píldora de realidad. Vanessa, tu hijo entenderá que lloras, pero no entenderá por qué lo haces, no le culpes el que no te consuele, no te abrace como otro niño, o te seque las lágrimas. Aprende a levantarte y sobarte tu misma las heridas. Él será y es así. Lo amas y lo aceptas como es.

Gracias Jesús por dibujarme en los peores momentos, sonrisas con tus ocurrencias
Publicar un comentario en la entrada