jueves, 7 de octubre de 2010

Comprometerse e Involucrarse... ¿cerdo o gallina?


Un granjero muy muy pobre, recibe una gran herencia que le hace dueño de 100. 000 Hectáreas, todo un reino. Como premio de su buena suerte, de tantos años de miseria y tristezas, le pide a su mujer, que le prepare el último desayuno de pobre para empezar a comer como rico. Ella le dice: que desea mi señor: huevos o tocino.

El cerdo en la cocina se siente orgulloso de oírse mencionado, se pone bien rosado y listo; en cambio la gallina empieza a cacarear nerviosa. El cerdo le dice:

Pero chica, ¿Qué te pasa?

La Gallina dice: ¡Ay es que me va a doler mucho poner a estás horas huevos!

El cerdo con la mirada nublaba pero sereno le dice; ¿Y qué pones tú, una postura? Yo en cambio, para mi dueño, le doy la vida.

Muchos somos como el cerdo y muchos somos como la gallina: Nos comprometemos o nos involucramos. Es fácil ser gallina e involucrarse, pero es muy difícil conseguir muchos cerdos orgullosos de su compromiso. La gallina se involucra cuantas veces quiera y lo hace con los que le "sobra". El cerdo solo una, y lo hace con su vida

Publicar un comentario