jueves, 15 de mayo de 2014

Corazón en forma de Nariz: Soy Payaso de Doctor Yaso San Felipe

¿Por dónde empezar? (¡Por el principio dirían mis hermanos de nariz)

Siento que, más que satisfacción por los logros alcanzados como la coordinadora del grupo de voluntarios de los payasos de Doctor Yaso, Payasos de Hospital, sede San Felipe (YaraYasos), es gratitud. GRATITUD mejor, así, con mayúsculas.

 
Gratitud por la risa, oírla provocada por mi, oírla en mi, oír la mía, oír reír de donde sea y por lo que hago, es tan regocijante, placentero, tan delicioso, que lo hago mentalmente, lo hago a cada momento, y hago que mis hijos lo hagan conmigo.

Gratitud por las miradas, esas que te dicen: quiero más, esas que te piden: no te vayas; esas que te enamoran con: qué graciosa, que loca, que ocurrente... Esas, ¿las conoces?, esas de enamorados, porque si, ser un payaso de hospital, un YASO de Doctor Yaso es vivir enamorado de todo, de todos. Del aire que nos "espeluca", del sol que a veces nos pone chinitos, de la nariz roja que llevamos en el corazón y que sacamos y nos ponemos en el rostro para aflorar lo mejor de cada uno, para dejar ver nuestro yo real, esa verdadera Vanessa, la que sueña dormida y vive entre burbujas y abrazos.

Gratitud, satisfacción, placer... ¡Qué rico es disfrutar sin prejuicios, sin miedos, sin temores de lo que hacemos y sentir eso en otro, que siendo distinto a ti, nos hace iguales: UN SOLO CORAZON en forma de Nariz...!

Voy y vengo, salto, soplo burbujas, río, abrazo... hombres, mujeres, niños, ancianos, niñas, abuelitas... No hay temor a recibir un abrazo, no hay límite de sonreírle a un extraño, porque el corazón que llevo en la nariz, late, vibra, siente... ¡Y sonríe!

Un beso de nariz, una sonrisa de alcaparra y abrazos de ardillita desde mi corazón al tuyo...
Publicar un comentario en la entrada