domingo, 17 de marzo de 2013

6 Sombreros para pensar: Una filosofía de vida para tu entorno. Pasos Previos

El pensamiento es el recurso máximo del ser humano, sin embargo, nunca estamos satisfecho, siendo el más grave error, el creer que el objeto de pensar es tener la razón.

La confusión es la principal dificultad para el pensamiento, ya que intentamos hacer demasiado al mismo tiempo. 

Esta técnica que formará parte de su estilo de vida: 6 sombreros para pensar, creada por el Dr. Edward de Bono, permite que se organicen las ideas para realizarlas de manera eficiente, efectiva y eficaz. 

Ella define el pensamiento, lo conduce como una orquesta o referí manifestando lo que se quiere y siendo útil en el entorno.

Pasos Previos:

1.Actuar como Sí: (Si actúas como un pensador, te convertirás en uno de ellos) 

Es modelar desde lo más obvio a una figura que se nos presente como esa imagen, por ejemplo El Pensador de Rodin, desde su postura física hasta lo que en su rostro esculpido inspira. 

Adopta su postura, imagina que si fueras esa escultura, y ella pudiera hablar, gesticular, moverse, lo haría como tu imaginas y haces. 

Si finges ser un pensador, muy pronto, te convertirás en un pensador.

2. Poniéndose un Sombrero (Un proceso muy deliberado)

Actualmente, en nuestra sociedad dinámica, muchas de las costumbres antiguas, que representaban conductas correctas, disciplinadas y de buenas costumbres, era el uso (tanto en el hombre como en la mujer) de sombreros. 

Hoy en día, imaginar que se tiene un sombrero (de copa, de borlas, de ala ancha) representa que se asume una postura o responsabilidad (actuar como sí) y se representa un rol, un papel determinado como la dirección o liderazgo de una situación.

3. Intención y Desempeño (Let’s Do it o Hagámoslo)

Aunque lo anterior suene a fantasía (finge ser un pensador y te convertirás en uno) es tan real y posible como si no creyeras en lograrlo.

Henry Ford dijo: "Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto” En palabras sencillas, de a centavito: si crees que puedes, o no, estás en lo correcto. Tu pones el límite.

Se puede “querer” ser (intención) pero solo con querer no basta, por eso hay que hacerlo posible (desempeño)

4. Representar un papel (Unas vacaciones del Ego)

El jugar a ser “otra persona” permite a nuestro YO interno desbordado (EGO) trascienda en esa imagen restrictiva que normalmente tiene.

El pensamiento comienza con esto a fluir en los papeles representados y ya no es el EGO quien se manifiesta, de este modo se trazan los mapas, y en ese caso, el mismo EGO elegirá la ruta que prefiera…. Se irá de vacaciones y dejará trabajar proactivamente.

5. Melancolía y otros fluídos

En Grecia antigua, cuando se estaba triste, “deprimido” era porque en el cuerpo había un exceso de “Bilis negra” (melancolía) y eso influenciaba en las decisiones, estados de ánimo y demás situaciones que intervenían en los procesos.

Hoy en día, en diversos estudios de Neurociencias, Psicolingüística, Neurolingüística, Psiconeuroinmunología se ha demostrado que nuestra mente actuará según nuestras emociones y generará estados de bienestar o incomodidad que influenciarán notablemente en nuestro comportamiento.

El propósito del método: 6 Sombreros para pensar es desembrollar el pensamiento, de modo que el pensador pueda utilizar un modo de pensar después de otro, en lugar de hacer todo al mismo tiempo o intentar hacerlo. Se imprime cada color por separado y luego se reúnen todos y se ve el conjunto.

Esto hace del pensamiento un proceso de dos etapas: Primero se elabora el mapa y la segunda elegir la ruta en el mapa.

En lugar de perder el tiempo en discusiones y razonamientos sin rumbo, se contará con un planteamiento enérgico y disciplinado.

El gran valor de esta filosofía es que proporcionan roles de pensamiento. Un pensador puede enorgullecerse de representar a cada uno de esos roles. 
Publicar un comentario