viernes, 11 de mayo de 2012

Síndrome de Asperger: ¿Puedo ir al centro en bus a comprar pan?

Hace media hora que terminamos de almorzar, hoy nos visitó el hijo menor del primer matrimonio de mi esposo, Pedro Luis, a quien Jesús admira y adora. 

Conversando, riendo y compartiendo realmente un momento grato, olvidando esta semana de montaña rusa emocional que hemos tenido, en un momento en donde nos concentramos en comer, Jesús interrumpe el silencio diciendo:

- Mamá, ya tengo 7 años, soy un niño grande, ¿Puedo ir al centro en bus, a comprar pan en la panadería?

Mi esposo y yo casi nos atoramos y reímos emocionados, Jesús nos hace vivir tan gratos momentos con sus ocurrencias que nos hace olvidar las tristezas del rechazo del lunes, las caras de indiferencia del martes, la sonrisa dormida del miércoles y hasta el no haberlo motivado a realizar una actividad escolar hoy.

Como acostumbro en twitter, face y hasta en mi pin del blackberry, coloqué en mi estado (perfil o muro) "Jesús quiere irse solo al centro en bus" y las respuestas a este comentario me dibujaron una sonrisa que aún se mantiene, casi 45 minutos después (textualmente del pin):

Marlorenz: Eso se llama CRECIENDO... Ya tienes todo un hombresote!!! Dios t lo bendiga

JM=MJ: Jajaja tan bello
JM=MJ: Recuerda que es tu gran hombrecito jajaja

Es increíble como una persona tan inocente como Jesús, despierta tanto amor, a muchos que, sin conocerlo siquiera, enternece. Su historia de vida, en vida, es un ejemplo de superación y escribir mi experiencia diaria o en cada momento grato y en momentos menos gratos, nos enseñan a que todos somos únicos, especiales, diferentes, y que la vida se trata de momentos felices, de momentos alegres y de momentos....

Los que nos resultan poco agradables nos dan enseñanza, experiencia y sabiduría y los instantes gratos y maravillosos, nos brindan amor, superación y felicidad.

Gracias Jesusito por enseñarme a diario a ver la vida... Desde el otro lado del Arcoiris
Publicar un comentario en la entrada