miércoles, 9 de mayo de 2012

Síndrome de Asperger: ¿Maestro me cortarás las Alas...?

Maestro no puedes imaginar, cuanto me gustaría simpatizarte. 

Sé que no es fácil lidiar con mi hiperactividad o captar mi atención, sé que cuando me das una orden, muchas veces no la cumplo, como te gustaría que lo haga, pero maestro...

¿Me cortarás las alas?

Maestro si supieras, que yo tampoco entiendo porque no puedo ser igual que mis compañeros, igual a aquellos con los que te gusta hablar, hasta fuera de clase. Esos que miras con orgullo, miradas que ante mi corazón no pasan desapercibidas, porque las que diriges a mi son indiferentes.

Si comprendieras que mi mala letra, no es para causarte más trabajo del que ya tienes, pues aunque intento que mis manos respondan, y que con destreza manejen el lápiz, mi falta de motricidad me limita a tan solo darte esos supuestos garabatos, pero que para mí son letras.....

¿Es por esto querido maestro, que cortaras mis alas?.

Maestro se que te enfada, ver con la facilidad que comprendo una explicación, cuando te acercas a mi pupitre y con paciencia me hablas. Entonces cuando piensas que ya entendido nuevamente olvido aquel concepto, el cual es para todos, tan sencillo. 

¿Y maestro, me cortaras las alas?.

Maestro comprendo que no soy como todos y que tiendo hacer, más difícil que la mayoría, pero también anhelo volar, usar mis alas, aquellas destrezas que se que las tengo, porque todos posen una.

Maestro tal vez al mirarme sentado y recluido, en el último asiento del aula, has movido tu cabeza con un pesimismo alarmante, al no comprender que es lo que podré realizar al crecer. Así es como cortas mis alas, como duele crecer sin alas, cuando uno ve que todos poseen las suyas, para volando llegar a sus sueños.

Querido maestro, si me dejaras mis alas y me aceptaras como a cualquiera, si ya no me llamaras problema, no te imaginas hasta donde podrían, las alas de mis talentos llevarme a planear.

Y te aseguro, un día te sentirías orgulloso, porque dirías... ese artista, ese científico, ese...ese hombre de bien está ahí, porque fui el tutor que con su dedicación, aquellas alas hizo crecer y madurar.

¿Estimado maestro, aun me cortaras las alas...o serás el motor que me impulse, a despegar....?

Gabriela Hirmas de Chiquíe

Autora: Gabriela Hirmas de Chiquíe.
Sobre Gabriela: Es boliviana. Es una persona con Déficit Atencional y la autora de los libros.
Publicar un comentario