martes, 8 de mayo de 2012

Síndrome de Asperger: Hoy fue un buen día en el colegio

Jesusito y su amiguita Sara, la hija de un gran amigo
Me gustaría, al igual que Fiona en Sherk 4, donde pide un deseo a una estrella fugaz y es: que todos los días, fueran como el de hoy... y en efecto, quisiera que todos los días, en el colegio, sean como el de hoy, para Jesús Eduardo, mi hijo.

Aplicando la Psicología Positiva que tanto me gusta cuando me suceden situaciones que me llaman al pesimismo o a la dejadez, y viendo desde la experiencia en su primer grado en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Cocorote, de mi hijo Jesús me digo a mi misma: tengo un gran ser humano como hijo, somos una familia maravillosa y los pocos amigos que nos rodean, valen por cientos de miles. 

Haciendo un paréntesis donde sacaré todo sentimiento de frustración e impotencia, expreso: Aún tengo la esperanza de que muestre lo "buenísimo" que es, según una ex alumna que estudiando psicología, dice que "no ve nada extraño en Jesús", "no tiene nada, son ideas tuyas o será algo pero leve, pero Asperge no chica"; o su directora, que hace alarde de "querer y cuidar a los niños" como si "fueran suyos"... Jesús en este primer grado sufrió discriminación, burlas, golpes, evasión, indiferencia, rechazo, a diario, constante, y al principio creo (y estoy suponiendo pues Jesús no me ha contado) ni él mismo se daba cuenta de estos ataques, estos vejámenes y pudiera hasta pensar que era normal y no solo de sus compañeros de clases, sino de su maestra y de las maestras de las otras secciones. 

A nosotros, sus papás nos ponían y nos ponen mala cara, no nos devuelven los "buenos días", tuercen la boca al dirigirnos a ellas solicitando hablar con la directora. Cada vez que nos reunimos porque sucedió algo en el aula y Jesús lo expresa, nos cortan con la frasesita: aquí filmamos todo y en la película Jesús está normal, tranquilo, creo que los del problema son ustedes. Osea que Jesús inventa y manipula. Hasta eso llegué a pensar.

Hoy fue un buen día en el colegio... Jesús hizo sus actividades, fue al receso donde desayunó solo (como nos cuenta durante el almuerzo), copió la tarea y la hizo de una vez, "pero ya la maestra no se molesta porque la hago de una vez". 

Hoy es un buen día en el colegio... y quisiera que así fueran los que restan de este primer grado para que, en el nuevo colegio, haya mejores esperanzas y grandes logros, en ayuda de Jesús y de todos los Jesuses que pudieran existir
Publicar un comentario