jueves, 24 de mayo de 2012

Síndrome de Asperger: Jesús haciendo Yoga de la Risa

Como anécdota especial (hablando como madre de Jesús Eduardo) he sabido, leído, oído que las personas con Síndrome de Asperger tienen dificultad (algunas, no todas) en expresar sus sentimientos, emociones, identificar las propias y las ajenas, entender lenguaje metafórico, su imaginación y creatividad es bastante realista, es algo difícil para ellos, inventarse situaciones que no sean realizables en la vida cotidiana.

Hace poco me hice Líder Certificada en Yoga de la Risa (Laughter Yoga), una disciplina basada en aplausos, risas (espontáneas o simuladas) y ejercicios de respiración y formamos el club de Yoga de la Risa: Risanzas.

Jesús me acompaña a las sesiones y al principio no participaba mucho, ahora  se divierte mucho haciendo imitaciones y otras cosas, pero al principio no entendía la función de los mismos y decía: No entiendo de qué se ríen, no se ríen de verdad osea que no es gracioso o no es una risa, entre otras cosas.

Entre los ejercicios que se realizan, graciosos o no, la risa sale. Algunos son los clásicos, los divertidos, los exuberantes, los seguros y los temáticos, siendo estos últimos, los únicos ejercicios que desde que abrimos el club a la fecha, no hemos realizado nunca, no por no tenerlos presentes, sino porque hemos puesto más corazón en los cortitos y fáciles de desarrollar. Pues mi sorpresa es que en el taller de formación de facilitadores en Geloterapia y Gimnasia Cerebral que estamos impartiendo en la Fundación, sucedió algo que me llenó de emoción y de alegría. 

Mi sorpresa es que, en la sesión 5ta, mientras estábamos practicando algunos ejercicios divertidos, él pidió intervenir para hacer un ejercicio; siendo el de la sopa caliente, el de los lentes de la risa y el celular, los que se sabe... y nos sorprendió con un ejercicio con inicio, desarrollo y cierre... una historia completa: 


"Imagínense que son unos vaqueros, y que se consiguen con su enemigo, pero que en lugar de disparar balas, disparan risas, a ver, háganlo conmigo.... 


Ajá ahora de repente una de las risas les alcanza y se mueren pero de la risa.... ¡Y!.... 


Ahora muertos de risa, suben al cielo a ver a Papá Dios volando, como angelitos pero felices y riéndose, hagámoslo todos.... 


Y ahora Papá Dios se da cuenta de que eres tan bueno que decide regresarte a la Tierra a ayudar a todos con la risa y te caes desde el cielo, y te caes riendo.... ¡así!... 


¡Grande Jesús, Grande!


En la foto, estaba describiendo uno de los ejercicios que él mismo inventa.
Publicar un comentario