lunes, 23 de abril de 2012

Síndrome de Asperger: Quisiera ser por un día, un niño como tu

Estos días han sido realmente reveladores, de descubrimientos y de despertares... estos días han sido mágicamente maravillosos.

Creo que es porque estás creciendo, querido hijo. Y espero que en algunos años, cuando por casualidad, por comentarios, curiosidad o recomendación, leas este blog, sepas lo feliz, orgullosa y especial que me haz hecho sentir desde que llegaste a mi vida, a mis 30 años, hoy 37 bien vividos y disfrutados. Y contigo como compañero de vida, mejor aún.

Leo, reviso e investigo sobre las características del síndrome que es parte definitoria de tu personalidad y estampa y, no sé, quizá por ser este espacio, un simple desahogo de mis frustraciones, mis incertidumbres, miedos, vulnerabilidades, equivocaciones e ignorancias, no tendrá ningún peso científico, médico, psicológico ni menos social, pero es mi aporte, quizá a alguien le sirva.

Este fin de semana, pasaste unos días con tus abuelitos maternos y yo aproveché en darme tiempo para mi... para ser simplemente Fanny Vanessa, no la mamá, solo yo y descubrí que, ser tu mamá y hacer mi vida como es desde que llegaste a ella, es más divertida, sana, sencilla, extraordinariamente genuina que la que tenía antes de ti... 

Compartí con amigos, dicté talleres como ingeniero, creamos un club de Yoga de Risa y las personas que compartieron conmigo seguramente pensarían que estaba loca, que tenía alguna dolencia o que tenía algún complejo de Peter Pan (comportamiento de un niño en cuerpo de un adulto) pues me reía con más elocuencia y facilidad que ellos, veía algo cotidiano como maravilloso y asombroso, detallaba caras, gestos, sentimientos e hice conexión con muchos, que sin estar cerquita de mi, sabía que deseaban oír y sentir...

Ahora me convenzo de lo equivocados que están muchos de los psicólogos, expertos y terapeutas, al generalizar a las personas con síndromes de Asperger, con Autismo u otro TGD, pues al igual que nosotros, cada uno de ustedes son maravillosamente únicos... vi un capítulo de las series de mis Asperger preferidos: Bones, The big ban theory y CSI y ¡Bingo! NINGUNO de los tres, aún siendo en común contigo, ASPERGER, se parecen a ti: Sheldon Cooper (The big ban theory) presenta conflicto en lo referente a entender las necesidades sociales, Grissom (CSI) comprende las necesidades sociales pero prefiere a los bichos de sus investigaciones y Bones (Bones) no les interesan realmente las necesidades sociales... y los 3 son Asperger, como tú... quien tiene excelentes habilidades sociales, manifiesta maravillosamente sus afectos y reconoce los ajenos (empatía), los expresa, los respeta... entonces ¿eres o no eres un niño con Síndrome de Asperger?

Entendí que hasta en la caracterización de la diversidad funcional y discapacidad somos generalizadores compulsivos (jajajajajaja), los que nos creemos "normales" discriminamos a quienes nos son diferentes en algunos de nuestros aspectos y los metemos a todos, en un mismo saco... y tu, me abriste los ojos y me haz ido enseñando a no juzgar, a no suponer, a no dar nada por sentado, a no perder sino potenciar mi nivel de asombro y a alegrarme porque es un nuevo día, porque salió una nueva flor en el jardín, porque empezó a llover, porque si... dejé de preguntar ¿por qué? y aprendí gracias a ti Jesusito a decir ¿por qué no?

Si Papá Dios me dijera que me regala un día de mi vida para ser lo que yo quiero ser, le diría a todo pulmón y sin temor a equivocarme: 

QUIERO SER POR UN DIA UN NIÑO CON SINROME DE ASPERGER para ver los colores más vivos, para ser feliz siendo feliz, para reírme como me haz hecho reír hace un momento, para poner la cara de asombro al ver una tortuga y de susto cuando ves que esconde la cabecita... para ver la vida siempre, siempre, desde tu lado del Arcoiris...
Publicar un comentario