jueves, 26 de abril de 2012

Síndrome de Asperger: El problema no es el niño, el problema son ustedes, los padres


Esto es lo que acabo de oír, al llegar al colegio a buscar a mi hijo Jesús y solicitar una explicación ante el comentario de mi hijo sobre una lámina que hizo para su exposición sobre El Planeta Tierra

El problema no es el niño, el problema son ustedes, los padres

Me contó mi hijo, mientras almorzábamos ayer, que un compañerito sin decirle nada, se levantó del pupitre y le arrugó la lámina que llevó para su exposición.

- ¿Cómo? le dije con cara de asombro-horror, ¿Qué hizo tu maestra?, pero, ¿tú le hiciste algo para que él te dañara la lámina?. recuerdo que olvidé serenarme y exploté ante este acto de injusto irrespeto.

- No mami, yo estaba riéndome con mi amigo Isaac y Leonel se levantó y me arrancó mi lámina, le hizo así (tomó una servilleta y me mostró como dañó lo que era la lámina) y se sentó encima de ella y no me la quiso devolver, yo le dije a la maestra. La maestra le llamó la atención, pero mi lámina ya no sirve.

Sentí que ese era lo último que podía aguantar, he publicado seguido estos días, porque han sido seguidos los atropellos y siento que la serenidad, tolerancia y paciencia se me agotaron de tanto airearlas... tomé el cuaderno de notas de Jesús y le hice una nota a la maestra.

Bien. Hoy estoy regresando de su colegio, llovió recio desde las 11 de la mañana y en este momento (1:15pm) recién llegamos de conversar con la directora y la maestra. Me llamaron a Jesús y lo pusieron como en un careo (eso me indignó más, sé que como madre siempre le creeré a mi hijo, lo apoyaré, pero si hace algo mal, debo ser estricta... someterlo a esto me ofendió) y le preguntó (la maestra):

- Jesús ¿te rompieron la lámina de verdad o solo te la doblaron y no pasó nada? (Y%$%T&%//O/()/)(/(/)%, entiéndanse los símbolos como palabrotas que no quiero publicar para no censurar el artículo)

Le dije: ¿Qué te pasa? ¿Por qué coartas la respuesta? Deja que cuente su versión de los hechos ya que juegas al juicio, y busca al niño que le "dobló" según tu la lámina a ver que dice si es así.

Jesús dijo que "se había equivocado" que seguro no fue que se la rompieron (y la lámina rota en el bolso) que se dañó al guardarla, perdón por decir mentiras. (¿Qué hago? veo que por caer bien, por lograr la aceptación de terceros Jesús dice lo que ellas quieren oír... o estoy ciega y Jesús me está manipulando)

- ¿Quién te rompió esto? Mostré la lámina que sacaba del bolso - Leonel mamá dijo inmediatamente. Luego miró a la maestra y dijo: no, no, me equivoqué, nadie mamá nadie.

El niño no tiene problemas señora, dice la directora, desde que usted ha solicitado lo observemos y cuidemos que no lo maltraten, él se ha portado excelente, ni un problema, pienso que la del problema es usted y el problema está en casa. Este niño está sobreatendido o está llamando su atención.

- Explíqueme y con grafiquito, lentamente como sobreatiendo e ignoro a la vez. Si el problema soy yo, somos su papá y yo, no tenemos problema en asistir a una escuela para padres. Pero lo que yo veo, ya no como mamá, sino como Orientadora es que Jesús responde lo que ustedes seguro le han dicho que diga cuando yo esté presente.

Gracias a Dios ya termina el año escolar... y los del problema somos nosotros los padres por querer educar al entorno sobre las diferencias... Yo sigo educando y ayudando a Jesús, lo observaré atentamente a ver si está manifestando realmente lo que vive o está inventando, no quiero ser instrumento ciego e injusto, tampoco ignorar el llamado de auxilio que quieren callar...
Publicar un comentario