viernes, 9 de marzo de 2012

Pasa la página

"Cierto día que el Buda estaba paseando tranquilamente, Devadatta, a su paso, le arrojó una pesada roca desde la cima de una colina, con la intención de acabar con su vida. 

Sin embargo, la roca sólo cayó al lado del Buda y Devadatta no pudo conseguir su objetivo. 

El Buda se dio cuenta de lo sucedido permaneció impasible, sin perder la sonrisa de los labios.

Días después, el Buda se cruzó con su primo y lo saludó afectuosamente.

Muy sorprendido, Devadatta preguntó:

-¿No estás enfadado, señor?

-No, claro que no.

Sin salir de su asombro, inquirió:

-¿Por qué?

Y el Buda dijo:

-Porque ni tú eres ya el que arrojó la roca, ni yo soy ya el que estaba allí cuando me fue arrojada."

No quedarse en el pasado, aún cuando en su momento, te hayan dado motivos para descontrolarte, desanimarte o manifestar emociones limitadoras, seguir adelante y pasar la página, es tener sabiduría emocional
Publicar un comentario