viernes, 23 de marzo de 2012

Estoy dispuesta...

Te libero completamente de mi vida, en este preciso instante estoy dispuesta a liberarte.

No sé muy bien cómo hacer esto.

De hecho creo que si te libero quedara impune tu mala acción.

Pero también escucho una voz que me dice que es hora de que aprenda a quererme y a liberar el daño que me hiciste.

He dado tantas vueltas antes de tomar esta decisión que hasta siento que es doloroso hacerlo.

Algunos dicen que mi intención es suficiente para liberarte y estar en paz; por eso lo que te digo es mi intento por dejarte marchar de cada célula de mi ser y de mi pensamiento.

Ahora continúo con mi vida.

Estoy dispuesta a fluir.

Me permito tener lo mejor y disfrutarlo, ya que mi conexión con el Universo es suficiente para ello.

Al liberarte me permito tener el cuerpo que deseo, me permito ser abundante y prospera, me permito encontrar el amor.

Renuncio a mi sed de justicia.

Renuncio a mi deseo de querer que sufras por lo que me hiciste.

Renuncio a querer llevar el rencor como compañero.

Renuncio a esos instantes que robaron lo mejor de mi vida.

Te dejo marchar.

Siento como en este instante sales de ese lugar de mi cuerpo donde siempre me ha dolido que estés.

Mi intención de liberarte es suficiente, me perdono por todo ese tiempo que no supe que liberándote soy feliz.

Soy la única responsable de la calidad de vida que me doy.

Mi vida es responsabilidad mi, por eso empiezo a asumirla sin que esto comprometa a alguien mas mucho menos a ti. 

Este es el momento de quitarte el poder que te he dado.

Me apruebo aun en estos instantes donde llegas nuevamente a mis pensamientos.

Y cuando eso sucede solo puedo decir:

“Me apruebo, bendigo este instante y me permito dejarte completamente. Dios está conmigo y YO SOY ESE DIOS”.

ME DOY LAS GRACIAS POR ESTE MOMENTO.

VIVI CERVERA
Publicar un comentario en la entrada