miércoles, 14 de marzo de 2012

El Bullying y Los Asperger.

No les demos la espalda... démosle la mano
"Mami hoy ha sido un mal día, mami, un mal día de verdad" fueron las palabras de Jesusito al mediodía, cuando lo busqué en el colegio... "Es muy difícil ser yo, todos se burlan de mi y la maestra no me hace caso cuando le digo que me están molestando, no quiero más este colegio, ¿esta bien, okey mami, okey?"...


Las nubes grises también son parte del paisaje... ¡Qué fácil esta situación con el hijito de...! ¡Qué prueba dura cuando el hijo es el mío!... Papá Dios dame las palabras exactas y la tolerancia para aceptar aquello que no puedo cambiar y saber qué hacer para aliviar la angustia y la impotencia a mi querido pequeño GRAN HOMBRE... 



Jesús no ha dejado de escribir en las hojas de reciclaje (hojas blancas para reutilizar que tenemos en casa) los nombres de compañeritos de clase que se burlan y maltratan constantemente. Me cuenta ya en casa, y en muchas ocasiones casi indignada le pregunto (respirando profundo para evitar descontrolarme frente a él) ¿le dijiste a tu maestra?, ¿qué te dice ella?... "Nada mami, nada, solo me dice que ya, que me quede quieto y deje de acusar..."

Con la maestría en Conducta y el doctorado en Psicología Social, sé que muchos dirán: ¿Por qué usted no ha hecho algo?, ¿tanto estudio para nada? Si, en efecto... cuando la situación es de uno, difícilmente se puede evitar ser subjetivo, le duele hasta el alma y se pierde la objetividad. Mi hijo está siendo víctima de bullying y se ha hablado por las buenas con la maestra y la directora, y solo hemos obtenido evasión cuando buscamos acercamiento y seguimiento de las quejas, sugerencias y actuación de Jesús.

Según la página de guía infantil, Bullying: es una palabra inglesa que significa intimidación, se refiere a todas las actitudes agresivas, intencionadas y repetidas que ocurren sin motivo evidente, adoptadas por una o más estudiantes contra unos u otros. El hostigamiento y el maltrato verbal, son formas de bullying.

Sabiendo esto y trabajando con personas de la edad de Jesús como orientadora, se me hace tan duro y doloroso imaginarme la incomodidad y sensación que experimenta Jesusito. Y pasar al plano de los derechos del Niño y otros aspectos legales en nuestro país, no es lo que teníamos en mente. Siempre he pensado que conciliando las situaciones de conflicto, es mejor... Pero Jesús llora cuando se acuerda de las palabras de sus compañeritos: "hueles a cerdo, comes feo, eres raro, estás loco, llorón"... y otras que la censura no me dejará publicar.

¿Hasta dónde debo decirle "no les hagas caso"?... ¿Hasta cuándo seré paciente, serena, tolerante, sin verme como la representante problemática, formadora de líos y escándalos? Seguro que si fuera Jesusito quien emite esos comentarios a otros niños... ya estuviéramos en la Corte Judicial

Dios mío, dame una luz en esto, para hacer lo correcto, lo justo, lo que es debido...

(Gracias por leer... saberme acompañada en estos momentos, mi mejor catarsis) 

NOTA DE AUTOR: para el momento de esta nota, hoy miércoles 14 de marzo de 2012, estamos saliendo a una reunión con la Directora del Colegio, la maestra y representantes de los niños que agreden y maltratan a mi hijo Jesús, en presencia de representantes del Consejo de Niños y Adolescentes y autoridades del Ministerio de Educación. Accionamos los canales correspondientes, ya que desde Octubre (inicio del año escolar) hasta la fecha, el colegio no ha resuelto la situación recurrente. La solución no es cambiar a Jesús de colegio, sino educar a los integrantes del colegio a aceptar y tratar a personas como Jesús. "No le demos la espalda, démosle la mano"
Publicar un comentario