martes, 28 de febrero de 2012

Te Amaré toda mi Vida

Muchos hemos escrito sobre el amor, el amor de madre, el amor ha Dios, el amor de pareja, erótico, AMOR en fin, y hace pocos minutos, en el día de hoy, en mi grupo de Psicología Social, he leído un debate que ha llamado mi atención y me ha tocado la fibra... Amar a alguien que ya no está, que ha dejado de existir.


En una película de los noventa, Phenomeno 1996, George Malley (John Travolta) es un mecánico de carácter afable que está profundamente enamorado de una atractiva mujer (Kyra Sedgwick) recién llegada a la ciudad, la cual no quiere saber nada de una relación. En el día de su 37 cumpleaños, George observa una luz en el cielo cuando sale de un bar, e inmediatamente sufre un desvanecimiento. Tras este hecho extraordinario, al día siguiente comprueba cómo su inteligencia se ha desarrollado de manera anormal, y la utiliza para beneficiar a sus amigos y a la gente de su comunidad. Descubren que es un tumor cerebral, que es inoperable y le quedan pocos días de vida.

El tema que quiero puntualizar no es la afección cerebral del mismo, sino que, cuando ya no había nada por hacer (médicamente), en la escena, su coprotagonista lo abraza y pues,... , esperan lo peor. El le dice si lo amará "toda la vida" y ella le responde con una sonrisa melancólica:


TE AMARÉ TODA LA MIA....


Creo que eso resume mi percepción del amor... 

Al igual que la energía no se acaba con el cuerpo, con la materia, se transforma...
Publicar un comentario en la entrada