lunes, 5 de diciembre de 2011

Ser feliz

Estoy despreocupado y gozoso.

De vez en cuando quizás me sienta abrumado y desee volver a mi infancia —despreocupada, libre y llena de gozo. Pero sin importar mi edad o mis circunstancias, tengo la habilidad de elegir mi actitud hacia la vida en este momento.

Cada vez que elijo pensamientos que me elevan y acciones que me inspiran, expreso el gozo del Espíritu. 

Cada vez que confío en Dios y dejo ir toda preocupación e inquietud, disfruto del gozo del Espíritu.

Como un niño, soy osado y libre, apasionado por la vida. Estoy vivo, alerta y sin preocupaciones. 

Al sentir plenamente el gozo del Espíritu divino en mí, mi vida cobra nuevo significado y mi emoción bendice al mundo
Publicar un comentario