lunes, 5 de diciembre de 2011

Mi poder es Ilimitado

En Espíritu, soy ilimitado.

Cuando el Espíritu está presente, “hay libertad” —y el Espíritu está en mí. El espíritu de Dios me permite enfrentar cualquier reto con sabiduría, serenidad y resolución. 

Así como el Espíritu divino hace que las aves encuentren comida y abrigo, el Espíritu en mí me apoya a medida que vivo y creo una vida feliz y significativa.

La conciencia de libertad desata cualquier restricción autoimpuesta. 

Soy libre para crecer espiritualmente y cambiar. 

Mi potencial para el éxito es ilimitado y mis oportunidades de servir a otros y expresar amor son infinitas. 

Consciente del Espíritu de Dios siempre presente en mí, soy libre e ilimitado.
Publicar un comentario en la entrada