lunes, 19 de diciembre de 2011

La Amistad

La amistad es un espejo que refleja la gracia de Dios.

A lo largo de mi vida, tengo infinitas oportunidades de ser un amigo y de hacer nuevas amistades. 

Cada relación personal me permite experimentar a Dios —mediante la bondad, la paz, la felicidad y el amor. 

Una amistad también me brinda la oportunidad de compartir mis dones.

Mis amigos y yo balanceamos nuestras fortalezas y debilidades, y disfrutamos de una camaradería a medida que transitamos por la vida. 

Mis amigos me conocen y aman, elevan mi espíritu con su presencia y me ayudan a encontrar mi lugar en el mundo. 

Yo retribuyo con alegría y lealtad. 


Cada amigo es una bendición en mi vida, ayudándome a ser la persona que soy hoy. Doy gracias a Dios por mis amigos.
Publicar un comentario en la entrada