martes, 1 de noviembre de 2011

Vivir en concordancia con nuestros valores

“Con la palabra valores señalo aquellas cualidades que, en forma estructural y circunstanciada, conservan, mejoran y perfeccionan la vida del hombre”
(Luis Jorge González)

Podemos decir que lo que para una persona o cultura es muy importante eso es un valor, éste será personal o social dependiendo de su dimensión. 

Las personas adquirimos los valores, al igual que nuestras creencias más profundas, del entorno socio-cultural en el que nacemos y nos desarrollamos. Podemos decir también que son cualidades anímicas que van con nosotros a lo largo de la vida. frecuentemente son inconscientes si bien, como iremos viendo, son los aspectos que nos orientan y dirigen en nuestra vida.

Cuando buscamos una mejor profesión donde nos podamos REALIZAR, una AMOROSA vida de pareja, una buena SALUD física, una economía que nos proporcione SEGURIDAD o unas DIVERTIDAS  vacaciones, estamos orientándonos hacia la vivencia de unos determinados valores personales.

Si lo observamos la otra cara de esto, veremos que solemos huir de los denominados contra-valores, es decir, aspectos como la ENFERMEDAD, el FRACASO, el DESAMOR, el DOLOR, la INSEGURIDAD, etc. son como sombras, más o menos cercanas, de las cuales preferimos tomar distancia.

Si en un muy sencillo autotest de personalidad, colocamos en un lado aquellos tres valores que nos son deseables y en el otro lado otros tantos contra-valores desagradables, nos encontraremos con un buen perfil de nuestra forma de ser actual. Por ejemplo: 

1.- AMOR 1.- ABANDONO

2.- SEGURIDAD 2.- CONFUSION / DUDAS

3.- FELICIDAD 3.- INCOMUNICACION

Podremos deducir fácilmente que es una persona para la cual las relaciones personales significativas que le aportan AMOR y SEGURIDAD serán muy importantes, así como las personas y entornos que le evoquen FELICIDAD, mientras que las experiencias que le conlleven la vivencia de ABANDONO, CONFUSION, DUDA e INCOMUNICACION no las vivirá bien.

Publicar un comentario en la entrada