viernes, 21 de octubre de 2011

Somos iguales y diferentes

No pretendo que me entiendas, y a veces me molesto porque tengo que buscar la manera de que lo hagas, sin darme cuenta que soy yo quien debo entender el cómo ves el mundo; me es más fácil quererte, sin esperar más que me ames con ese amor que das sin culpas, sin resentimiento, puro; es ahí cuando entiendo que soy yo quien debe aprender a ver tu mundo.


Las personas con un compromiso cognitivo requieren de paciencia y amor sano, no amor con lástima ni con culpa. El amor que sintamos hacia las personas con una condición de vida diferente a nuestra "normalidad" debe ser sincero. Nos educan para "ser" de una manera global, general, como productos en masa, comportarnos de una manera "en masa" no significa que seamos los normales nosotros.

Todos somos seres únicos e irrepetibles, somos iguales y diferentes. En el mundo no hay dos seres idénticos. Aceptar que se es especial es más sencillo, para ellos su condición es normal (promedio) y los raros somos nosotros. Aceptar que se tiene un familiar especial es un trabajo de soltar culpas, prejuicios y abrirse al amor sano y total

No se trata de "compadecerles" se trata de darles calidad de vida sin las amargas realidades que no suman, que no nos dejan experiencias que nos enriquezcan ni nos hagan más humanos y nos acerquen más a nuestra verdadera humanidad. 

Ellos, los seres especiales, son de carne y hueso, tiene nombre y personalidad, nos empeñamos en discriminarles hasta al mencionarles: autistas, asperger, retardo mental, síndrome de down sin entender que realmente si saben y entienden de sentimientos, y de ellos debemos aprender a manifestarlos en la medida justa, sin victimizar, sin snetir pena por sentirlo o expresarlo. 

No se trata de "complacerles"sino de darles aquello que en ese momento anhelan como el más sublime de los sueños. Ellos ven el árbol mientras nosotros detallamos un bosque, ellos juegan en el bosque, desde el árbol que no miramos. Amarlos sin pena, sin culpa es amarlos total y sanamente. Para ellos nosotros somos los distintos y así nos aceptan, no nos estigmatizan ni pierden el tiempo valioso preguntándose: ¿por qué mi mamá es así?, ¿por qué mi papá no es como yo?

Ellos ven la vida desde un lado de Arcoiris donde todos los sueños pueden lograrse y no hay barreras ni limitaciones
Publicar un comentario