lunes, 10 de octubre de 2011

El Oso y el árbol

Un día, un oso andaba por el bosque, caminaba y caminaba, mientras lo hacía miraba alrededor y de pronto, notó la presencia de unos sapos que saltaban y croaban, pero como que les dolían las patas, y comenzaron a sobarse, igual que el Oso, quien empezó a doblarlas hacia atrás y las tiraba hacia adelante. Al rato como se sentía cansado (el Oso), sacó la lengua afuera por la sed que tenía.

De repente mira a su alrededor y ve un árbol muy hermoso, fuerte, erguido, y con sus ojos muy abiertos mirando todo... El árbol en un gesto de amor, abrió sus ramas mucho más de lo normal, como ofreciéndole amistad, confianza,cariño y apoyo. También observó a unos pajaritos que aleteaban y cantaban alegrándoles el momento.

El oso poco a poco se fue acercando al árbol, porque quería descansar sobre él. Al llegar al árbol, el oso se volteó y comenzó a rascarse la espalda, haciendo gestos de alivio por la sensación de tranquilidad que sentía pero en ese momento, el árbol no soportaba el peso del oso y comenzó a inclinarse hacia los lados y se inclinaba hasta doblarse.

El oso, preocupado, comenzó a ayudarlo a levantarse, para no dejarlo caer, hasta que el árbol llegó a su sitio y mirando al oso le sonrío, abrió nuevamente sus ramas y con mucho amor lo cobijó, uniéndose en un largo y fuerte abrazo.

Publicar un comentario en la entrada