domingo, 16 de octubre de 2011

El amor de Dios

El gran amor de Dios alivia mi mente y me proporciona consuelo.

Un niño con una rodilla raspada, un atleta olímpico que termina en cuarto lugar o una familia joven que pierde su casa, sienten diferentes tipos de dolor. 

En cada caso, el amor y el apoyo de un amigo querido o de un familiar les brinda consuelo. Mas aun hasta el amor más grande palidece en comparación con el amor incondicional y eterno de Dios. 

Cuando estoy triste, confío en que el amor divino sosiega mi mente y fortalece mi corazón.

Si siento dolor, la presencia de Dios en mí me brinda paz. 

Todos somos creaciones amadas de Dios y aunque en un momento podamos sentirnos descorazonados, el amor divino nos provee Su consuelo eterno
Publicar un comentario en la entrada