miércoles, 7 de septiembre de 2011




Recibo consuelo en la presencia de Dios.

El temor y la ansiedad pueden crear en mí como una amnesia espiritual.

Tal vez sienta que estoy solo y que debo hacerlo todo por mí mismo.

Para remediar este estado, redirijo mi atención y recuerdo que nunca estoy solo, que dondequiera que estoy, está Dios.

El Espíritu divino es una presencia viviente y sosegadora en mí.

Aquí y ahora, soy uno con mi Creador.

No importa la situación, recibo consuelo al descansar, respirar y acudir a la presencia de Dios en mí.

Siento esta Presencia con cada latido de mi corazón, con cada aliento que tomo y con todo mi cuerpo.

Al calmarme, siento que Dios me consuela y que bendice mi cuerpo, mi mente y mi alma.
Publicar un comentario