viernes, 23 de septiembre de 2011

La Búsqueda del Equilibrio Perfecto


En varias oportunidades hemos deseado tener una vida libre de preocupaciones y problemas. Una vida que nos llene plenamente de momentos de alegría y de paz, que actualmente, con toda la revolución tecnológica, climatológica y social, realmente es imposible: Cuentas por pagar, empleo, desempleo, problemas con la pareja, con los hijos, con la familia en pleno, el colegio, la luz, el agua, los niños, las tareas, el jefe, la novia, el novio, los suegros, los padres, el amigo, la amante, el amante, los vecinos, las colas en los bancos, la comida, el sueldo... ¡UFF YAAAA! estarán diciendo, a medida que voy enumerando quizá los más comunes entre usted y yo (el amante y la amante es de usted, no mía, mire que mi esposo seguro leerá esto jajajajaja, es broma, siga leyendo)

En una respuesta que di hace poco, al comentario en muro de un ex-compañero de trabajo, quien manifestaba que, cito textualmente: "Si tan solo pudiésemos equilibrar todos los planos de lo que está compuesto nuestro espacio, seríamos invencibles... Hay que hacer esfuerzos en este sentido... para poder equilibrar los planos: personal, profesional, sentimental y político... Mas nada.

Noto, si empiezo a verlo desde la estructura profunda, que si coincide con mi ex-compañero de labores, Luis Cordero, usted y yo (debo incluirme, así sintonizo con usted) ponemos un orden jerárquico a nuestros problemas o situaciones que competen y ahí radica la esencia de todas esas preocupaciones por no lograr el tan anhelado equilibrio: Yo, ELLOS, Nosotros, USTEDES... cuando debería ser (AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO, AUTORESPETO, AUTOVALORACION) Yo, Nosotros, ELLOS, USTEDES.

Saliendome del estudio conductual de lo escrito por mi amigo en facebook, así mismo es algo que vivimos los seres humanos y por lograrlo dejamos pasar nuestra felicidad, nuestra paz, nuestros momentos realmente enriquecedores: si hiciera, si pudiera, si lograra... FUTURO, perdemos el tiempo de AHORA y nuestro disfrute AQUI porque pensamos siempre en lo que será, mirando en lo que fue... no vemos que hoy es lo que realmente tenemos y lo desperdiciamos, mientras vivimos.

En el tiempo que tengo trabajando conducta y personas, he notado que aquellas personas (es lo que le respondí a Luis en su muro) que logran "una estabilidad" en todos los aspectos que se han planteado, se tornan conformistas, pasivos (Claro con sus excepciones, pues si la persona tiene alta autoestima y es asertiva, seguirá planteándose nuevos retos y logros, pero de ellos, pocos son los que he conocido), esta pasividad se manifiesta en su manera de expresarse y vivir: Ya lo viví todo, ya lo hice todo, ya no hay nada más que hacer, ya estoy viejo para eso, ya para qué. Bajan todo nivel de esfuerzo y expectativas al punto patológico que desarrollan depresiones y/o aislamiento.

Siento y creo que la mejor manera de mantenerse y sentirse vivo y vibrante es tener, en sana medida como todo, lo que llamamos PROBLEMAS, que realmente desde mi lingüística, al igual que TRABAJO, prefiero decirle situaciones conflicto que requieren un esfuerzo un poquito mayor en la toma de decisiones y de acciones, ya que ese equilibrio que deseamos, que se plantea a diario como necesidad de tranquilidad y de paz, se traduce en la respuesta a la Teoría del Caos: si deseas orden, necesariamente debe haber caos.

Todos los problemas son graves para quien los sufre, todos son importantes, urgentes y afligidores, depende de quienes los sufrimos, del protagonista del problema como lo encara: si tiene solución, ¿está en tus manos solucionarlo?, ¿Sí?, Haz algo. ¿No? Déjalo pasar, él solo se irá y tu no gastarás mas del tiempo necesario en él.


Los únicos seres humanos que no tienen problemas y/o preocupaciones son los que ya no nos acompañan en el plano terrenal. 

VIVE HOY como si fueras a morir MAÑANA y disfruta del AYER para estar en tu AHORA

¡Sonríe, recuerda que es más sano, más sencillo y es GRATIS!
Publicar un comentario