domingo, 25 de septiembre de 2011

El niño interior




El NIÑO INTERIOR en mí saluda al NIÑO INTERIOR en otros. 

Si alguna vez estoy en desacuerdo con otra persona, hago una pausa para recordar una verdad poderosa que restablece la armonía: Ambos somos seres sagrados.

Desde el YO en nosotros fluyen con naturalidad palabras y acciones de amor y consideración. 



Podemos vivir y trabajar en armonía a medida que reconocemos el YO en los demás. Al dar expresión al Niño interior, somos fieles a nuestra naturaleza sagrada.

Quizás todavía tengamos opiniones diferentes acerca de ciertos asuntos, mas al compartir nuestras ideas, lo hacemos respetando nuestras creencias y valores.


La esencia sagrada en nosotros nos une sin importar las circunstancias.
Publicar un comentario en la entrada