lunes, 12 de septiembre de 2011

El Ahora es HOY



Abraza el día, sonríele en cada minuto, al recordarte, di: Gracias por mi entorno, por mi vida y quienes en ella están.

Aquellas personas que te hacen sentir mal, dale las gracias por recordarte lo que NO DEBES sentir, pensar y hacer. Diles mentalmente "Gracias por tus enseñanzas, ahora te despido y te alejas de mi".

Suma momentos y personas que te dibujen sonrisas y te llenen de alegrías. Si en este momento nadie de esas personas están cerca, recuérdales y busca esos instantes de felicidad. Mentalmente diles "Gracias por darme paz y alegría, ahora te invito a quedarte conmigo".

Hoy es tu gran día. 

Hoy Dios te concederá todo lo que tu corazón anhele.

Sólo es cuestión de saber pedir. 

Pide con agradecimiento y en presente.Pide con fe y recíbelo. 

Ya es tuyo y ahora es HOY
Publicar un comentario