lunes, 19 de septiembre de 2011

Síndrome de Asperger: Primer día de clases


Primer día de Clases de Jesús: Primer Grado de Educación Básica

Hoy mi hijo Jesús Eduardo, un Asperger de 6 años próximo a cumplir 7, empezó su nueva etapa de educación, pues formalmente está en Primer Grado de Eduación Primaria.

Para muchas madres es una emoción significativa, es que notamos que ya nuestros "bebés" dejan de serlo para ir transitando en la vida y convirtiéndose de hombres... desde niños... 

Comparto mi sentir. Es una emoción que no se explicarles con palabras. Si pusiera esa emoción en alguna parte de mi cuerpo, está justo entre el pecho y la garganta... es un grito ahogado, es como querer salirme del cuerpo, gritar de felicidad, como si me sacara la lotería... Es felicidad, definitivamente.

Los avances de Jesús han sido tan progresivamente rápidos, que muchos de sus médicos especialistas nos felicitan por la dedicación y paciencia, sin embargo siento que no somos nosotros, su familia y amigos, sino él, él nos ha hecho ver que todo cuanto se desea, se puede, todo cuanto se plantea y por lo que se trabaja, es posible...

Lee mejor que muchos de sus compañeros de la misma edad, escribe perfecto y le encanta el dictado. Aún recuerdo el comentario al neuropediatra, cuando nos explicaba que es un niño inteligente y muy perspicaz sin embargo habrán ritmos de aprendizajes que no serán iguales a los promedios... y a eso Jesús, mientras jugaba en el piso con legos, levantó la mirada y respondió:

Pero doctor para ser Presidente no necesito saber tantas matemáticas, si es su preocupación... Yo solo sabré lo que tenga que saber, seré doctor y Presidente.

Subestimar a Jesús, Gracias a  Dios, no fue nuestra manera de convivencia ni crianza, ni siquiera exigir más de lo que su capacidad da. Tiene su ritmo, tiene su estrategia y por ello es que estoy hoy donde estoy.

Definitivamente Jesús Eduardo, mi hijo Asperger de 6 años, nos ha enseñado a ver la vida, Desde el Otro lado del Arcoiris
Publicar un comentario