viernes, 9 de septiembre de 2011

¡Agradece todo!




El gozo es mi manera de vida.

Al despertar durante esos primeros momentos consciente, elijo ser una expresión de gozo. 

Lo avivo a tener presente que su fuente yace en comprender mi unidad con Dios. 

En lo profundo de mi ser existen semillas de paz y felicidad que aguardan que las sustente.

La gratitud cultiva el gozo.

Doy gracias por las bendiciones en mi vida y aprecio a cada persona que comparte este viaje conmigo.

Reconozco mis experiencias con la seguridad de que la vida es buena.

Las acciones positivas evocan alegría.

Ser amistoso con otros y animarlos, es una manera de nutrir mi gozo.

Hoy vivo completamente feliz, y mañana me despertaré con nuevo gozo en mi corazón para compartir.
Publicar un comentario