domingo, 7 de agosto de 2011

Deja ir...





Dejo ir y dejo que Dios me guíe.

Cuando niño, puede que haya disfrutado al dejar ir un globo y observarlo flotar suavemente cada vez más alto, hasta que desaparecía de mi vista.

De la misma manera, dejo ir cualquier pensamiento o creencia que ya no sea para mi mayor bien. Visualizo que están dentro de un globo y gradualmente los dejo ir. 

Pongo toda situación en manos de Dios con una conciencia fervorosa. Los viejos arrepentimientos, la negatividad o el temor ya no me controlan.

Al dejar ir el pasado, acepto el gozo de Dios que me aguarda en el momento presente. 

Ahora abro mi mente y mi vida a un bien mayor, y avanzo con emoción y felicidad sabiendo que el día de hoy me ofrece gozo, salud y libertad.
Publicar un comentario