domingo, 31 de julio de 2011

Respira

Respira suavemente, toma aire lentamente, mientras piensas que entra oxígeno lleno de Vida, Salud, bienestar.

Sostén por unos segundos, imaginando que todo tu cuerpo se llena de bienestar, tranquilidad y agradecimiento por la vida, por la salud.

Poco a poco exhala el aire y saca lo que te duele, lo que te molesta, lo que te impide sonreír. 

Imagina que sale y se aleja... ¡Sonríe!
Publicar un comentario