lunes, 13 de junio de 2011

La Resiliencia en los niños con Síndrome de Asperger


La Resiliencia en los niños con Síndrome de Asperger...

Tenía mucho tiempo que no les escribía, no por no haber vivido o experimentado situaciones nuevas o placenteras, y hasta menos agradables, sino porque hay momentos de momentos y el que me trae hoy es uno de ellos...

En Venezuela, para nadie es un secreto que atravesamos momentos difíciles en lo político y lo social... sin hacerme ignorante de ello, poco le doy importancia pues hay cosas que me importan más que estar atenta a los racionamientos eléctricos o la falta de insumos (porque no me había tocado tan de cerca) y eso es lo que sucede, si no nos toca, no le damos importancia... Pues bien, ayer domingo 12 de Junio, amanecimos sin luz, luego de pasar un sábado sin agua...

Salimos como cada domingo, mi esposo, Jesús, mi hijo Asperger de 6 años y yo a las clases que dictamos en la Misión Sucre, a 20 minutos de nuestra casa... pensamos realmente que al llegar al mediodía ya habría sido restablecido el servicio eléctrico... y al llegar, ¡Sorpresa! no había luz aún...

Mi esposo y yo comenzamos a comentar lo inepto del sistema, de los empleados, de los responsables y Jesús, entró a su cuarto, guardó su nintendo y sacó una almohada, una sábana y nos dijo: ¡Creo que es buen momento para acampar!

Por unos momentos nos quedamos inmóviles, viendo a Jesús armar su "carpa" sacar sus juguetes (rompecabezas, legos para armar, pelotas)  y decirnos con su vocesita graciosa: ¡Vengan, ya está listo!

Pues ahí nos dimos cuenta, sin hablar mi esposo y yo, solo mirando la escena que teníamos dos opciones: o nos quedábamos largo rato quejándonos y despotricando del gobierno, de la ineptitud y negligencia del mismo y de quienes sean responsables, o tomarnos la vida desde la perspectiva de Jesús, con positivismo y disfrutar de los momentos sin tecnología y servicio eléctrico y naturalmente compartir más que un programa de televisión, un juego en internet o el de oír música... compartimos el acampado al aire libre, hicimos comida afuera, tipo parrillada, nos tumbamos en el porche de la casa los 3 mientras contábamos anécdotas de la niñez de mi esposo y la mía y oíamos las historias que Jesús se inventaba...

Pasamos 10 horas y 54  minutos sin luz en el sector, nosotros disfrutamos de 6 horas de jugar a las escondidas, hacer rompecabezas, lucha libre (Jesús siempre ganaba), reír, inventar historias, comer frutas al natural y reposar en nuestra casa, en nuestro patio... La resiliencia es la capacidad de un ser vivo en transformar alguna situación limitante o frustrante que a otro puede detener, paralizar o perjudicar, en algo productivo, positivo y revelador... Eso nos enseñó Jesús ayer... a pesar de no tener la capacidad inherente de manejar sus propias frustraciones de manera operativa, eso hizo ayer al no tener luz para encender su tele, su computadora o su nintendo... no se quedó quejándose, lamentándose o preguntando ¿por qué no hay luz? no se preocupó, se ocupó...

Jesús, mi hijo Asperger de 6 años, nos dio una gran lección de vida, convertir algo que nos resulta incómodo, absurdo, negativo en algo que genere energías positivas y mejores relaciones humanas familiares, aunque nuestras relaciones sean buenas, esto las hace ser excelentes.

Gracias Dios Padre por la bendición de Jesús Eduardo,que nos enseñó a usar la frustración en algo útil y productivo.
Publicar un comentario en la entrada