lunes, 6 de diciembre de 2010

Síndrome de Asperger: La Navidad de Jesús

La Navidad de Jesús

Jesús, mi hijo con Síndrome de Asperger de 5 años, pronto celebrará sus 6 años, un día antes de Navidad...

Su carita es tan hermosa, al ver los adornos del arbolito, las luces, los muñecos de nieve de algondón... me ayuda a colocarlos en las mesitas, en las repisas y en armar el arbolito tradicional, porque debajo de él, Jesús sabe que colocará Papá Noel o el Niño Jesús como se estila en Venezuela, los regalos.

Jesús en su media letra, ya hizo su carta de regalos, y ha pedido todo lo tecnológico que puede caber en su cabecita de niño de 5 años... hasta un Nintendo DS ha pedido... y su abuelito como lo ama tanto y es como él, un abuelo cibernético, se lo comprará... ya me dijo en secreto.

Jesusito desde el 1º de Diciembre adopta la conducta navideña, le encanta saludar en la calle con su Feliz Varibad para todos y una sonrisa como la muestra en la foto de esta lectura...

Y yo contenta sonrío, de verle los ojos llenos de alegría, cada vez que lo vienen a buscar a la casa para visitar a la familia paterna, porque él nos cuenta que todos sus primos son cariñosos, juegan mucho con él, le prestan sus juguetes y lo quieren mucho...

Ya me ha comentado que no sabe qué le regalará el Niño Jesús en su cumpleaños, porque Jesús está entendiendo que el 24 nace el Niño Dios, y que el 25 se abren los regalos en Venezuela, pero que Jesús Eduardo, es decir, él, nació el 23 por lo que debe recibir más regalos que los de la fecha...

-Mamá, dice Jesús mi hijo- ¿tu me vas a dar dos regalos? Porque el 23 es mi cumpleaños y a los niños se les da regalo el día de su cumpleaños. Y mi papi Pedro Luis, ¿me dará dos regalos también? Porque el 23 es mi cumpleaños y a los niños se les da regalo el día de su cumpleaños

Yo lo miro, me río, lo abrazo y le digo:

-Claro que si, no dos regalos, te daremos muchos más, tres, cuatro, todos los que mereces por ser un niño tan bueno, tan educado, tan inteligente y tan amoroso.

Jesús me abraza a distancia, luego me aprieta duro y me dice: mami te amo, mucho, ¿tu me amas mucho mami? dice Jesús mami, dice...

¿Cómo no amarlo a mi lorito...?

¿Alguien puede decirme, cómo no amar a este gran hombre vestido de niño?
Publicar un comentario en la entrada