viernes, 17 de abril de 2015

Si es inevitable, prefiero los golpes porque los puedo devolver por instinto...

Mi escrito hoy es similar a la época de "Días grises" en el día a día de Jesús Eduardo.

Notarán que ya a mi pequeño gran hombre no le diré Jesusito, petición de el mismo, pues "ya tiene 10 años, soy un preadolescente".

Este 4to grado ha sido de desapego de raíz. Poco he podido compartir sus vivencias escolares pues su maestra es estricta y exigente. A Jesus le gusta, es para él un reto, una meta por alcanzar, y yo solo imagino como le fue cuando me cuenta.

Pero ayer retrocedí 4 años atrás... A la época de la impotencia y dolor. Y digo retrocedí pues parte de su crecimiento y desarrollo confiere dejarlo " volar " su propio vuelo, siempre a su lado, guiando su camino mas no llevándolo por el que yo quiero... Debemos dejar que tenga sus tropiezos, tome sus decisiones, viva sus experiencias... Pero ayer, ayer...

Jesús estuvo en la semana aniversario de la escuela. Note que no se integró a ningún grupo de baile ni estuvo en algún equipo, pero mientras lo sienta y note tranquilo, yo estoy tranquila.

Al mediodía al buscarlo, me contó que un niño le llamó enfermo... Y lloró tan dolorosamente que no pudimos caminar fuera de la escuela y ambos lloramos. "Yo se mami que me dices que yo soy una bendición y que todos somos distintos, diferentes, especiales y únicos, imaginas cuantas veces al día, durante toda la semana, en todo el primer y segundo lapso oigo: enfermo, raro, mariquita, tarado, tonto, retrasado y yo quiero no hacerles caso pero Y SI TIENEN RAZON Y SOY ESO?!...

Mi dolor es mas grande que mi 1.64mts... Que tristeza ver como la ignorancia puede ser tan cruel, no se justifica si viene de un niño y debe ser condenable si la provoca un adulto. 

"Nadie debería llorar porque es distinto. Pero si eso es inevitable prefiero los golpes, que se que puedo pegar también, a los insultos y miradas de desprecio, a los que debo callar porque no siento que deba repetir ese comportamiento" Jesus Alvarado, abril 2015.

Valiente y grande Jesus! Quien te agrede en cualquiera de sus formas solo demuestra su ignorancia y estupidez.
Publicar un comentario