viernes, 24 de mayo de 2013

Amate a tí mismo


Nuestra necesidad de atención y afecto es tan grande, que olvidamos que no podemos dar lo que no tenemos: empezar a valorarnos, amarnos, reconocernos, respetarnos y aceptarnos, es la pieza fundamental de una autoestima sana, estable y coherente con nuestro ser.


Necesitamos en demasía la aceptación externa, del otro, que dejamos de lado, olvidado y hasta abusado, el atendernos a nosotros mismos. Es más cuestión de darnos el justo valor y lugar en el mundo, nadie lo hará por nosotros.


Amate a ti mismo, no esperes ser especial para otra persona que no seas tu. Si para ti, eres especial, lo serás para el resto. No busques, ni exijas ser algo especial para otro, si primero no lo eres para ti mismo. Si crees merecer ese trato, es porque así tu lo experimentas en ti.

Seguro tienes un perfume para "ocasiones especiales", o "te arreglas mejor cuando sales a algún sitio especial, con alguien especial"... ¿Por qué para otros y no para tí?

Todos los dias son excepcionales, especiales, únicos, y todos los días estás en ellos, pues tenemos la bendición de amanecer con vida, con nuestros sentidos, sentimientos, emociones, todo... Ya eso te hace ser especial.

No te molestes si la persona de tu interés no te corresponde o lo hace en menor grado a tu expectativa, recuerda que nos hacemos ideas, ilusiones en exceso a la realidad circundante, pues nosotros mismos evocamos, soñamos con algo que es un ideal, y ya eso es imaginación. Nos decepcionamos cuando nuestra esperanza excede de nuestra realidad real.


Que tu necesidad de atención no exceda al punto de, demandar afecto de algo que no te corresponde. El amor no es obligación
Publicar un comentario