viernes, 26 de abril de 2013

Dar lo que se tiene

Un sabio llegó a la ciudad de Akbar, pero la gente no le dio mucha importancia. 

El sabio sólo consiguió reunir a unos pocos jóvenes, mientras el resto de los habitantes se reía de su trabajo.

Paseaba con su pequeño grupo de discípulos por la calle mayor, cuando un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo.

En lugar de fingir que no se daba cuenta, el sabio fue hacia ellos y los bendijo. Al irse de allí, uno de sus discípulos comentó:

-Te dicen cosas horribles y les respondes con bellas palabras.

El sabio respondió:

-Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene
Publicar un comentario