miércoles, 23 de enero de 2013

Síndrome de Asperger: La llegada de un hermanito



He leído mucho sobre Escuela para Padres, Educación para Padres, y de todos los temas, sobre todo el que refiere a la espera y nacimiento de otro hijo dentro del seno familiar, del temido (por nosotros los padres en algunos casos) nuevo hermanito, y sobre manejo de los celos, rabietas, en fin... 

He dictado cursos, talleres, ya que en mis estudios de postgrado, nos han dado estrategias, recursos, herramientas al respecto... claro, se me hacía sencillísimo, pues solo tengo a Jesús Eduardo, mi gran hombre con Síndrome de Asperger, y no pensaba realmente en tener más hijos.


Pues mi sorpresa es que, en Diciembre me sentí más extraña de lo acostumbrado, jajajaja, tenía meses sin ver menstruación y mi doctor me dijo, según los resultados de los exámenes de laboratorio, que, lamentablemente mi cuerpo estaba adelantándose a una menopausia prematura, por lo que ya tenía mas de 6 meses en tratamiento... Pero como cuento, en Diciembre fui al ginecólogo por malestares persistentes y ¡Sorpresa! 13 semanas de embarazo...


Todo fue un alboroto, mi esposo, a sus 54 años como loco de alegría, aún se dice semental jajajajaja, orgulloso, mis padres locos de alegría, mis hermanos, amigos y allegados... y Jesús... ¿cómo explicarle a Jesusito que tendrá un hermanito, que quizá ya no podré jugar tanto como siempre, pues debo atender al bebé, que debemos compartir tiempo, afectos, atenciones?...

Pues no solo me dispuse a aplicar lo aprendido en libros, cursos y estudios, sino a seguir lo que mi corazón de madre me decía: se sincera con Jesús, háblale sin miedo pues, el amor no se comparte, se multiplica... Y así fue. Trabajar la venida de un hermanito, no lo hice diciéndole sobre "responsabilidades de hermano mayor" es que no es su deber, pienso que es mejor que vea que tendrá un compañerito de vida, que será modelo a seguir, que tendrá cómplice, amigo, y por que no, maestro y aprendiz, ambos, Jesús y yo, aprenderemos a vivir con este nuevo bebé y lo amaremos y eso nos acercará mas mutuamente.


Que sentirá celos, ¡claro! es naturalmente humano sentirlos, en mi está que no se desborde por imprudencias indebidas, situaciones mal manejadas y falta de una buena comunicación. Pienso que el amor de madre es como un condominio, tiene muchos apartamentos (departamentos) y de igual disposición. 

Creo que estoy en buen camino, demostrarle a Jesús que seremos 4 en la familia, que estaremos más juntos, cada uno con sus deberes y derechos es sin duda la mejor opción para el sano desarrollo cognitivo-conductual de mi pequeño gran hombre (Jesús) que está creciendo feliz, sano, integrado en la sociedad convencional, en el colegio nuevo, dándole mayor seguridad, libertad y lo más valioso, identidad familiar.
Publicar un comentario en la entrada